El 22 de julio comenzó a tratarse en el Senado la Ley del ‘‘Régimen Legal del Contrato de Teletrabajo’’, luego de que el 24 de junio obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados, con 214 votos a favor, 29 abstenciones y apenas un sólo voto en contra, por parte del diputado del PRO Francisco Sánchez.

El artículo 8° de este proyecto de ley para regular el teletrabajo establece que el empleador o empresa “deberá compensar la totalidad de los gastos” en equipamiento a sus empleados. El servicio de internet no está incluido en el mismo porque, según el diputado del Frente de Todos Eduardo Fernández, “es muy difícil distinguir el uso doméstico del laboral”.

Esto supone una costo económico más para el sector empresarial compuesto por las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyMEs). Según un reciente informe de la Fundación Observatorio PyME (FOP), “las empresas menores de hasta 50 ocupados enfrentan serios problemas tecnológicos, organizativos y económicos que le dificultan la adopción del teletrabajo”. 

Aquellas que sí estén en condiciones de adoptarlo, necesitarán ‘‘la asistencia técnica en la implementación, así como financiera, para que el empleador, de quedar así normado, pueda proveer a sus trabajadores todos los elementos necesarios’’.

Si bien en este informe se considera necesaria una regulación del teletrabajo, también se advierte sobre este marco normativo que ‘‘un instrumento que complique la adopción del teletrabajo, finalmente no resultará útil ni eficaz. Estas complicaciones podrían estar vinculadas a los costos de equipamiento, adaptación de espacios, reorganización de procedimientos y capacitación para el trabajo remoto’’. 

Sólo algunas PyMEs pueden optar por el teletrabajo

A partir del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) que comenzó en nuestro país el 20 de marzo, con consecuencias económicas muy negativas para las PyMEs a lo largo de estos meses, la modalidad del teletrabajo se volvió una opción que permitió a muchos trabajadores continuar con sus tareas y, a algunas empresas, no quebrar.

Sin embargo, según este último informe de la FOP, sólo el 6% de las PyMEs respondió que todo su personal podría acceder al teletrabajo, mientras que el 43% dijo que ninguno de sus trabajadores podrían hacerlo; es decir,  280 mil empresas con 1.500.000 de puestos de trabajo registrados 

Fuente: FOP

En este sentido, el sector más afectado es el de ‘‘las empresas de la construcción, donde las dificultades para adoptar el teletrabajo son mayores y sólo el 43% de las empresas pueden implementar el sistema para parte o todo el personal, mientras que el restante 57% no tiene ninguna posibilidad de hacerlo. Hay que destacar que actualmente la construcción es el sector con la mayor inoperatividad e inactividad del personal’’. 

¿Por qué se opone al proyecto el Diputado Francisco Sánchez? 

Desde Alt Media nos comunicamos con el Diputado neuquíno, único voto en contra de la Ley, y nos comentó que “es un proyecto perjudicial que no traerá beneficios ni a trabajadores ni a empleadores y solo va a generar conflictos entre ambas partes”.

Por otro lado, Sánchez también dijo que “aunque se consultó a algunos empresarios, el proyecto es 100% demagógico y oportunistas. No contempla cuestiones de fondo ni a todos los sectores que intervienen en la generación de trabajo en nuestro país”.

A su vez, Sánchez también mencionó que los argentinos no deben tenerle miedo a las reformas laborales: “una reforma laboral bien pensada tiene como objetivo generar empleos genuinos y fomentar el trabajo en blanco. No debemos tenerle miedo, tenemos que dejar los dogmas y pensar de una vez en la gente que trabaja”.

También te puede interesar: