"Flor" es un varón que, según sus padres, se autopercibe mujer.

Ocurrió en la localidad de Azul, provincia de Buenos Aires. Según los padres del niño, desde que tenía un año y medio usaba sus remeras “como si fueran vestidos”, y quería llevar el pelo largo.

Tras estas “señales” los padres borraron la partida de nacimiento del menor, reemplazándolo por “Flor” y cambiando su género en el DNI y en dicha partida.

Tras sentir curiosidad lo consultaron en la primera visita con el pediatra. Éste opinó que, tal vez, el niño imitaba a una figura femenina que admirara. Pero decidieron hacer caso omiso al profesional, y fueron por su cuenta.

Al ver videos en Youtube, según cuentan, dieron con una solución radical: cambiar la identidad de su hijo por completo, ignorando si su conducta es algo propio de la edad y, por ende, temporal. Es decir, a un problema transitorio le buscaron una solución permanente y casi irreversible.

Abuso Infantil

Walt Heyer, un famoso extransexual estadounidense, se refirió a los “cambios de género” en niños como lo que son: abuso sexual. “No es de extrañar que terminen con ansiedad de separación y trastorno bipolar, trastornos disociativos, esquizofrenia y muchos otros trastornos que ellos quieren que ignores. Ellos quieren impedir que cualquier niño tenga acceso a la psicoterapia” dijo Heyer.

Bandera del orgullo Transgénero. Fuente: Aminoapps.com

Sobre los motivos que llevan a niños y adolescentes a tomar esa decisión, dijo: “Más del 50% de las personas con las que he trabajado, cientos de personas con las que he trabajado en los últimos diez años, fueron abusadas sexualmente. Niños que son abusados a una edad temprana llegan a la conclusión de que la única forma de evitar que vuelvan a ser víctimas de abuso sexual”.

En Argentina, la Ley de Identidad de Género se sancionó en 2012. Esta ley permite, con autorización de los padres, que un menor de edad cambie su “identidad de género” sin tener en cuenta las consecuencias que tal decisión acarrea.