Biden levantó las restricciones de Trump que impedían experimentar con tejido de niños abortados.

La decisión revierte las reglas de la administración Trump y permite a los científicos usar tejido humano derivado de abortos provocados para “desarrollar tratamientos para enfermedades como el cáncer y el SIDA”, según informó el medio demócrata The New York Times

El gobierno de Biden levantó el viernes las restricciones sobre el uso de tejido fetal para la investigación médica, revirtiendo las reglas aprobadas en 2019 por el presidente Donald Trump en el marco de su política a favor de la vida.

Las nuevas reglasdivulgadas por los Institutos Nacionales de Salud (NIH), permiten a los científicos usar tejido derivado de abortos para estudiar y desarrollar tratamientos para enfermedades que incluyen diabetes, cáncer, SIDA y Covid-19, aunque no se aclara si está permitido el uso con otros fines.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos, que supervisa los NIH, restauró las pautas vigentes durante la administración de Obama. El NIH “administrará y supervisará la investigación que utilice tejido fetal humano de acuerdo con las políticas y procedimientos que estaban en vigor” antes de la prohibición de junio de 2019, dijo la agencia en un comunicado enviado por correo electrónico el sábado. El desarrollo fue informado por primera vez el viernes por The Washington Post.

Los científicos pueden comprar tejido fetal de fuentes aprobadas antes de la prohibición, y todos los proyectos que habían sido aprobados antes de las restricciones de la administración Trump “se restablecerán sin más revisiones“, según un correo electrónico enviado a los científicos por los NIH.

“Eso es fantástico”, dijo el Dr. Mike McCune de la Fundación Bill & Melinda Gates y profesor emérito de la Universidad de California en San Francisco. La revocación de la prohibición cumplió una promesa hecha por la administración de Biden de promover el aborto y causó un gran rechazo entre sus opositores por ser este tipo de experimentos una violación a la dignidad humana en nombre de la ciencia, tal y como lo hizo el Dr. Josef Mengele en la Alemania Nazi.

Oposición a la nueva medida de Biden

La decisión del HHS de reanudar los experimentos utilizando partes del cuerpo de niños abortados desafía tanto la mejor ética como la ciencia más prometedora“, dijo Tara Sander Lee, investigadora principal y directora de ciencias de la vida en el Instituto Charlotte Lozier, en un comunicado.

La administración Trump se caracterizó por la fuerte defensa de la vida y la dignidad de todos los seres humanos.

Explotar los cuerpos de estos jóvenes seres humanos es innecesario y grotesco“, dijo. “Hay alternativas superiores y éticas disponibles“. Mientras los grupos progresistas se oponen a la experimentación con animales, callan ante la experimentación con vidas humanas inocentes. Algunas organizaciones han sugerido que los científicos usen tejido de abortos espontáneos en lugar de abortos electivos.

En junio de 2019, la administración Trump cortó todos los fondos para proyectos en laboratorios gubernamentales que dependen del tejido fetal. Los NIH también requirieron que los científicos académicos que buscaban fondos federales proporcionaran justificaciones detalladas de su necesidad de tejido fetal humano y establecieran una junta de ética para revisar estas propuestas.

El HHS dijo en un comunicado en ese momento: “Promover la dignidad de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural es una de las principales prioridades de la administración del presidente Trump“.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here