El equipo de campaña de Trump está reuniendo las pruebas de un posible fraude para llevarlas a la Corte Suprema de Justicia. Imagen: dw.com

Los asesores del presidente Donald Trump se encuentran reuniendo equipos de recuento de votos en varios estados clave para la elección. El objetivo es presentar evidencia que revele un posible fraude empleado por los demócratas.

Según revelaron asesores de Trump a Axios, además de la acción legal que están preparando para dar a conocer los obituarios de los votantes muertos, preparan varios rally iguales a los que se llevaron a cabo durante la campaña como un esfuerzo por impugnar la prematura elección de Biden.

Las pruebas

El pasado jueves 5 la demanda implementada por la Fundación Legal para el Interés Público (PILF por sus siglas en inglés), mostró cuantiosos registros irregulares en PA. “Pensilvania dejó los nombres de más de 21.000 personas muertas en las listas de votantes menos de un mes antes de una de las elecciones generales de mayor importancia para los funcionarios federales en muchos años”.

“Al 7 de octubre de 2020, al menos 9212 inscriptos llevan muertos al menos cinco años, un mínimo de 1990 hace más de diez años, y al menos 197 votantes fallecieron hace más de veinte años”, indica el documento.

El equipo de expertos que se prepara para impugnar las elecciones reveló que se encontraron 450,000 boletas que solo tienen el nombre de Joe Biden, sin ningún otro candidato en la lista, además de las denuncias que dieron a conocer.

Sydney Powell, quien es parte del equipo legal del presidente, manifestó a la presentadora Maria Bartironmo de Fox News que además se habría empleado el uso de un algoritmo para calcular la cantidad de votos necesarios para ganar las votaciones en cada distrito.

En estados como Georgia, Arizona y Pensilvania, el congresista saliente Doug Collins, el ex abogado de Trump, Kory Langhofer, y Ron Hicks de Porter Wright, se encargarán de impugnar los resultados ante los tribunales estatales y federales.

La estrategia del equipo de Trump

El equipo, que estará dirigido por el director de comunicaciones de Trump, Tim Murtaugh, llevará a cabo “sesiones informativas regulares para la prensa, comunicados sobre acciones legales y, obviamente, cosas como puntos de discusión y fichar a personas estratégicamente en la televisión”, según informó uno de los asesores a Axios.

El asesor detalló que se querían asegurar de contar con el suministro adecuado de mano de obra para llevar a cabo el proceso legal. “Todos tenemos el mismo objetivo en mente, que es utilizar el proceso que establece la ley durante los próximos días y semanas para asegurarnos de que las elecciones sean limpias”, aseguró otro de los asesores.

Para hoy lunes se espera que los expertos comiencen a procesar el caso en la corte. Por su parte, el presidente dijo que no descansará hasta que los estadounidenses tengan “el recuento de votos honesto que se merecen, así como la democracia que exigen”. Trump aseguró que las elecciones están aún lejos de terminar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here