A fines del mes pasado, lanzaron una petición de Change.org que busca terminar con el legado de un rey famoso por liberar esclavos.

La ciudad de Saint Louis, en el estado de Missouri, corre peligro de ver modificado su nombre a más de 250 años de su fundación, en 1764. La protesta es comandada por Umar Lee y Moji Sidiqim, de la asociación activista “Musulmanes por un St. Louis más grande”.

El pedido está siendo difundido por la prensa local con gran ímpetu, y generó debate en la sociedad Luisiana. Pero, pese a todo, apenas se han recolectado mil firmas, en una ciudad que posee 320 mil habitantes, y 2,8 millones si tenemos en cuenta su área metropolitana.

Estatua de Luis IX de Francia. Liberó esclavos, limitó los abusos de poder y combatió la expansión islámica en Europa.

La petición define al rey francés, cuyo nombre lleva la ciudad, como a “un rabioso antisemita que encabezó numerosas persecuciones contra el pueblo judío”.

Y continúa diciendo: “Siglos después la Alemania Nazi se inspiró en ideas de Luis IX al embarcarse en una campaña de genocidio asesino contra el pueblo judío. Luis IX era además vehementemente islamófobo y dirigió una cruzada contra los musulmanes que al final le costó la vida. St Louis tiene una gran y vibrante población judía y musulmana y es una falta de respeto directa para aquellos que son parte de esta comunidad vivir en una ciudad que se llama como el asesino de sus correligionarios”.

Luis IX es considerado el padre de Francia. Nació en el año 1214 y murió en 1270. Al transcurrir 30 años desde su muerte, fue declarado santo por la Iglesia Católica, gracias a que liberó a esclavos y convirtió al cristianismo a numerosas poblaciones de Medio Oriente en las cruzadas, de las cuales participó en persona al frente de su ejército.

En el video, se ven manifestaciones en el centro de Saint Louis.

Se oponía al islam como religión errónea, y los judíos sufrieron presiones bajo su reinado, pero está lejos de ser un antisemita o un “islamófobo”, pues jamás se cometió violencia en contra de estas minorías. 

Por otro lado, no existe evidencia de que los nazis se hayan inspirado en él para cometer el Holocausto (apoyado por muchos países árabes), ya que Hitler basaba sus políticas en el darwinismo social, una teoría que equiparaba la selección natural del científico con la sociedad humana.

Además, la población judía en la ciudad de St. Louis supera los 60 mil, y tan sólo fueron recolectadas mil firmas para cambiar su nombre.

Desmentidos los argumentos esgrimidos para cambiar el nombre de la ciudad, queda desenmascarado su verdadero objetivo: la reescritura de la historia de Occidente a través de la destrucción de sus símbolos, de los grandes hombres que contribuyeron a la expansión de la civilización que más hizo por la libertad y dignidad del hombre, y, en síntesis, del legado de la Europa judeocristiana.

 Juan Antonio es Periodista recibido en el Instituto Superior del Profesorado Junín. Trabajó como columnista en el Diario La Verdad y en Radio LT20 Junín. Fue conductor de un ciclo radial en Radio Grupo Noroeste y como columnista televisivo en Magazine Teve. Especializado en historia y en política internacional.