El proyecto de ley aprobado en la Asamblea permite realizar un aborto hasta antes de que nazca el bebé.

En la Asamblea Nacional Francesa, una de las dos cámaras que componen el parlamento, aprobó un proyecto de ley donde un aborto podría realizarse durante toda la fase del embarazo bajo el motivo de «angustia psicosocial» de la madre.

El viernes 31 de julio por la noche, 101 diputados de 577 que participaron en el debate, aprobaron en segunda lectura el proyecto de ley de bioética. De estos, 60 votaron a favor de las enmiendas, 37 en contra, y los otros 4 se abstuvieron.

El artículo 20 de la Ley de Bioética en la enmienda 524  se reformó así: “La interrupción médica del embarazo (IMG) es un acto médico que tiene lugar cuando existe una alta probabilidad de que el feto tenga una afección particularmente grave reconocida como incurable en el momento del diagnóstico o cuando la continuación del embarazo pone en grave peligro la salud de la embarazada, lo que incluye situaciones de angustia psicosocial.”

La enmienda fue aprobada por Marie-Noëlle Battistel, diputada del PS de Isère, vicepresidenta de la delegación para los derechos de la mujer y componente de la misión de información sobre el aborto.

El senado la noche del 31 de Julio. En la pared una pantalla con los votos de los diputados.

La ley  en Francia ya permite la interrupción voluntaria del embarazo (IGV por sus cifras en francés) hasta las 12 semanas de gestación y también permite la interrupción médica del embarazo (IMG) pudiéndose realizar en cualquier momento de la gestación bajo determinados criterios y condiciones médicas.

Alliance Vita, una asociación a favor de la vida en Francia, calificó  el texto de la ley de bioética como “una ruptura ética total” dado que “esta ley cuestiona seriamente los derechos de los más frágiles de nuestra sociedad, ignorando los principios fundamentales de la ecología humana”.

Asimismo, la asociación denunció la votación realizada “en plena noche, sin previo anuncio ni estudio de impacto, de una enmienda que hace estallar el marco del aborto en Francia al añadir un criterio inverificable de ‘angustia psicosocial’ para recurrir a la interrupción médica del embarazo, permitiendo abortar hasta el último día de embarazo”.

El fundador de Alliance Vita, Tugdual Derville, expresó en Twitter: “Aquellos que saben que no se ha podido NUNCA verificar la angustia, el viejo motivo del aborto, entenderán la trampa”.

La Asamblea también votó a favor de la procreación médicamente asistida (PMA) financiada por el Estado para parejas lesbianas y solteras. “Desde ya es posible legalmente la creación de embriones transgénicos, es decir, la modificación genética de embriones humanos por motivos terapéuticos (los conocido como bebés medicamento) e incluso la creación de embriones quiméricos humano-animales mediante la inserción de células madre humanas en embriones animales”, afirma InfoCatolica.

“La mayoría presidencial hizo prevalecer los intereses de los adultos en detrimento de los derechos del niño, y persistió en intensificar la manipulación de los seres vivos, sin ningún principio de precaución”, estableció la directora general adjunta de Alliance Vita, Caroline Roux.

El Obispo de Montauban, Mons. Bernard Ginoux, también escribió en Twitter: “Voto de la Asamblea Nacional. Así mueren las civilizaciones y es así cómo el espíritu de un pueblo se reduce a la nada. Los que vendrán después de nosotros corren un gran peligro”.

Según Right to Life UK, en Francia se realizan alrededor de 220.000 abortos por año, y afirma que los activistas a favor de la vida temen que el número aumente si la legislación se convierte en ley.  (Un medico puede oponerse a realizar un aborto por la “cláusula de conciencia” pero debe dirigir a la mujer a una organización que lo haga o a un médico que sí lo practique).

Otra enmienda (nº466) adoptada el 23 de junio de este año establece que a los bebés o bebés no nacidos se los llame como “fetos” o “embriones”.

Falta que lo apruebe el Senado

Antes de tener su decreto de implementación, el proyecto de Ley de Bioética aún debe leerse en el Senado a finales de 2020. Allí puede ser nuevamente enmendado antes de ser sometido a votación por un comité conjunto de las dos cámaras.  Sin embargo, cuando no se puede llegar a un consenso, la decisión de la Asamblea Nacional es definitiva.