Entrevista realizada en el Podcast Politinomics.

Hace poco más de un año, Francisco Sánchez asumió como Diputado Nacional sorprendiendo a propios y extraños por sus claras posturas respecto a temas relevantes y controversiales como el aborto, la legitima defensa de los ciudadanos ante el avance de la delincuencia y la defensa de las clases trabajadoras al exigir la baja de impuestos.

Desde Alt Media, conversamos con el Diputado para que explaye sobre sus diferentes ideas:

Eliseo Bottini Antunez (EBA): Tras un largo paso por el sector privado, te involucraste en la política. Fuiste elegido presidente del PRO en Neuquén y concejal local, y en diciembre del 2019 te convertiste en diputado nacional por JxC. ¿Qué te llevó a orientarte por el macrismo, por Cambiemos, para meterte en la política? ¿Por qué Cambiemos?

Francisco Sánchez (FS): En realidad no es el macrismo a lo que yo me afilié. Yo me afilié a Recrear en el 2003, que era un año muy particular. Veníamos de la crisis del 2001-2002, una crisis muy profunda en Argentina. En 2003 se presentan varios candidatos presidenciales: estaba Carlos Menem, que fue quien ganó esas elecciones, estaba Néstor Kirchner que salió segundo, y estaba López Murphy y en ese momento estaba convencido de que López Murphy representaba la mejor alternativa para los argentinos, por eso me afilié a Recrear, seguí militando, siempre lo hice de manera superficial, participando de algunas reuniones y demás, acompañando en alguna elección fiscalizando. Pero después, un poco más adelante, en un proceso que no tuvo nada que ver mi decisión ni la de la mayoría, que fue la absorción o combinación de fuerzas políticas, y Recrear quedó dentro del esquema del PRO y mi ficha de afiliación pasó automáticamente al PRO. Eso no significa que yo no haya estado convencido de que Mauricio Macri era el mejor candidato en 2015, sin duda. Estoy convencido que fue lo mejor que nos pudo pasar a los argentinos en ese momento. La alternativa era Macri o Scioli, sin dudas creo que fue la mejor alternativa para Argentina. Y hoy estoy dentro de JxC porque creo que hoy es lo mejor que puede haber en la política argentina, lo que no significa que no esté trabajando para que haya una propuesta mejor. Yo creo que, dentro de JxC, abunda lamentablemente una corriente social demócrata, socialista en definitiva con buenos modales, y creo que eso no es bueno para mi país y estoy trabajando en una línea de pensamiento que busca que algunas de esas ideas sean desterradas de nuestro espacio, y estamos trabajando para eso con un grupo importante de gente. Obviamente estamos convencidos de que el socialismo en cualquiera de sus formas, es absolutamente perjudicial tanto en lo económico, como en lo cultural, en lo político, en lo social, por eso queremos desterrarlo, pero esto es parte de un proceso. Obviamente nadie logra este objetivo solo, hay que estar asociado, vinculado a otras personas que tengan ideas similares y en eso estamos trabajando.

EBA: Vos te definís ideológicamente de derecha y es difícil encontrar que JxC pueda denominarse así, incluso los medios más de izquierda tampoco se animan a hablar de que el macrismo sea de derecha. Pero ¿vos crees que finalmente pueda existir la posibilidad de que se oriente a la derecha, o es algo muy difícil?

FS: No sé si soy de derecha, esa es una categorización vieja, del siglo XVIII; no obstante eso, sí me considero más bien un conservador, en lo cultural, en lo político, y te diría que tengo ideas liberales en lo económico. En ese sentido soy absolutamente contrario a lo que propone esta izquierda en sus distintas formas. Yo voy a trabajar, sin abandonar los lugares que he construido o buscando no hacerlo, porque creo que lo que no hay que hacer es abandonar los lugares que uno ha construido, hay que dar la batalla adentro. Así como respeto que haya muchos argentinos que se van de Argentina creyendo que no hay futuro ni esperanza, también respeto a los argentinos que se van de los espacios que conformó, dando batallas pequeñas o grandes, pero yo tengo que dar mi batalla, y yo tengo que renunciar a formar parte de un espacio. Los espacios políticos son circunstanciales, lo importante es la Patria; no son fines en sí mismos, son medios. No obstante eso, yo renunciaré si tengo que renunciar, cuando baje los brazos, mientras tanto voy a seguir dando la pelea que corresponde. 

EBA: Yo también pienso que las etiquetas exageradas no ayudan. Pero dejame meter en este juego a Mauricio Macri: ¿Dónde lo ubicas dentro de la corriente de diferentes ideologías que tiene JxC?

FS: Donde él se ubique, yo no lo puedo ubicar. Yo diría que su pensamiento cuando asumió como presidente lo manifestaba en una línea, y después cuando gobernó lo manifestó en otra línea. Si yo hubiera tenido una Ministro de desarrollo social que decía que los planes sociales son un derecho humano, yo la hubiera corrido a patadones, pero no podría juzgar por qué él mantuvo esa línea; si tuviera un Jefe de Ministros que dice que el suyo es un gobierno socialista yo lo hubiera corrido a patadones; o si el principal asesor político define al gobierno en la misma línea, yo los hubiera corrido. No entiendo qué fue lo que ocurrió entre lo que Macri proponía cuando asumió como presidente, y lo que ocurrió después. Lo que sé es que gobernar es muy difícil para todos, en un contexto político como el que tenemos en Argentina. Si llevamos tantos años de, yo no diría peronismo en el sentido estricto de lo que definió Perón, pero sí un peronismo en sus distintas formas, que tiene una determinada tendencia y mecanismo de presión en sus ámbitos de poder, que funcionan muy eficiente, pero después el contexto global: nosotros vivimos en un mundo en donde la socialdemocracia viene creciendo. Argentina, por presiones externas e internas, muchas veces tiene que volcar sus políticas públicas, aún cuando no coincidan con la visión que tiene un gobernante. Yo no digo que eso fue lo que ocurrió porque la verdad es que nunca lo conversé con Macri, no soy una persona cercana a él, no converso con él. Lo que sé también que ocurre en otros países que se enfrentan con estas tendencias socialistas que están prevaleciendo a nivel global. Vemos lo que pasa en Brasil con Bolsonaro, que es atacado permanentemente dentro de su país, pero también por ejemplo por presidentes de gobiernos extranjeros, como el presidente de Francia, que lo elige a Bolsonaro como uno de sus blancos. Vemos lo que pasó con Donald Trump en Estados Unidos: un presidente que se opuso al socialismo impuesto por organismos y corporaciones internacionales, eso lo pagó caro. Vemos cómo lo padecen los presidentes de Polonia y Hungría, que son atacados permanentemente por sus políticas patriotas. Vemos cómo atacan, aunque uno pueda no coincidir en muchas cosas, a Vladimir Putin, otro presidente que es patriota, más allá del contexto y las situaciones de cada país, y recibe ataques de todo el mundo. No es fácil para nadie enfrentarse a este mundo globalizado y dominado por corporaciones y organismos supranacionales que ejercen demasiada presión. Reitero: no digo que esos fueron los motivos por los cuales Macri adoptó políticas contrarias a las que él venía anunciando, sino que estoy describiendo situaciones de la realidad global que influyen o podrían haber influido en Argentina.

EBA: todos esos presidentes que nombras han ocasionado, especialmente Trump y Bolsonaro, una serie de distorsiones dentro del liberalismo que ha surgido en Argentina en estos últimos años, representado quizás por Espert, aunque es una corriente mucho más amplia. Pero gran parte de ese liberalismo se han opuesto a Trump, a Bolsonaro, incluso los denomina populistas. Y yo he leído en Twitter a algunos personajes del liberalismo, generalmente pro aborto, que te han denominado facho. La pregunta sería: este liberalismo ¿está conspirando contra esa intención de crear un gobierno más conservador, con ideales sociales muy claros?

FS: No sé decirte, la verdad que es información que no poseo y respeto todos los puntos de vista. No lo sigo mucho a Espert, escucho a liberales que me parecen brillantes como Javier Milei, que es un liberal que yo respeto mucho y valoro, y creo que es alguien que está marcando un rumbo filosófico, ideológico y discursivo para muchos jóvenes. Disfruto escuchándolo. También escucho a muchos otros liberales, que diría que son liberales clásicos. No sé a qué línea responde Espert y con todo respeto lo digo, no me simpatiza escucharlo.

EBA: mencionaste recién a Bolsonaro y muchos medios te titularon como “el Bolsonaro argentino” cuando el mes pasado propusiste una flexibilización del uso de armas para ciudadanos civiles decentes. ¿De qué se trata este proyecto?

FS: si me denominan “el Bolsonaro argentino” piensan que es una forma de descalificarme y no es así, todo lo contrario. Bolsonaro es un presidente decente, que ha sacado a Brasil del estancamiento al que lo había llevado el social comunismo, representado por Lula, por Dilma y los distintos gobiernos corruptos, no solamente porque han robado, sino porque han llevado a su población a las peores de las miserias, la misera moral y cultural. Yo creo que Bolsonaro representa para Brasil, más allá de sus características personales, yo no estoy diciendo que coincido en todo con Bolsonaro, porque además Brasil tiene una cultura muy distinta a la de Argentina, ni se me ocurriría hacer algunos comentarios despectivos que hizo sobre las mujeres en algún momento, y puedo entender que esté hablando de las cuestiones delictivas en los términos que lo hacen, porque en Brasil el problema de los delitos violentos es mucho mayor que el de Argentina: tiene 6 veces más asesinatos en crímenes violentos que los que tiene Argentina cada 100 mil habitantes, que es un parámetro que se toma internacionalmente para medir la cantidad de asesinatos en crímenes violentos. Con lo cual, reitero, no puedo hacer una defensa de Bolsonaro. Sí digo que me identifico con algunas cuestiones que tiene que ver con la frontalidad para plantear los temas y su lucha contra el socialismo, que es un problema que tenemos. El Foro de Sao Paulo de por medio, el Grupo Puebla, todos los países de nuestra región y ahora también España, que está enfrentando un gobierno socialista comunista de la mano de Sánchez. Volviendo al tema de las armas: yo creo que en Argentina se tiene que clarificar algo que por ley, es un derecho. Vos si quisieras tener un arma no tendrías ningún impedimento si no tenes antecedentes policiales, si no tenes ningún tipo de desequilibrio psicológico emocional que te impida tener un arma. Ahora bien: que vos tengas el derecho legal a tener un arma, a tener un carnet de legítimo usuario, inclusive a ser portador de un arma, no te da el derecho de todas formas, porque hay un organismo conformado por burócratas, que son los que deciden cuándo vos podes tener o no un carnet de legítimo usuario o portador de armas, y eso no corresponde. En un estado de derecho en el que hay libertades individuales que deben ser protegidas y resguardadas por el estado, lejos podemos inventar oficinas que, en lugar de agilizar, el acceso a esos derechos, lo obstaculicen, y se conviertan en jueces personas que no tienen por qué ser jueces. No estoy hablando mal de las personas individuales, digo que esas personas no tienen por qué ser jueces de algo que tiene que ser transparente, ágil, accesible a todo el mundo que desea tener un arma. Si yo estoy acá en mi casa, con mi familia cenando y aparece un grupo de delincuentes armados a querer robarme, lastimar a mi familia o a mí, o a llevarse mis cosas, yo tengo el derecho de defenderme, porque acá dentro el estado no está, no está la policía. Entonces, así como si uno de mis hijos se atraganta y yo le hago los primeros auxilios, después llamaré a la ambulancia, pero primero le hago los primeros auxilios, bueno cuando vengan delincuentes a mi casa, yo les quiero dar los primeros auxilios también. Yo los quiero recibir como se los recibe a los delincuentes que entran armados a mi casa. Esa es mi concepción. Yo no te digo a vos lo que vos tenes que hacer, porque vos estás en tu derecho de no armarte, de esperar a que los delincuentes se vayan y llamar a la policía. Cada uno tiene su derecho y eso lo garantiza no solamente nuestra Constitución sino leyes específicas que nos dan acceso o no a las armas. 

También te puede interesar:

EBA: es un tema muy interesante porque las estadísticas muestran que los lugares en donde los ciudadanos tienen armas en sus casas, el delito es menor. Es un tema para ampliar y es cierto que se habla con mucho desprecio de este tema y es algo que te pasó a vos. Pero quiero llevarte a otro tema, porque tu diferencia con JxC se plasma en las leyes que votan. La ley Micaela, la ley Yolanda, incluso la ley del aborto, que igualmente tuvo una parte importante de JxC que votó en contra, pero no alcanzaron ni cerca para frenarla. ¿Querés hablar de esto? Recordemos que la ley Micaela es la que obliga a capacitar a los empleados públicos en cursos de género. ¿Por qué te opusiste?

FS: si bien es cierto que se propuso antes de que yo sea diputado, yo no coincido con ese tipo de leyes, primero porque específicamente la Ley Micaela parte de una premisa falsa: de que el problema de la violencia es un problema del hombre hacia la mujer, cuando en realidad la violencia es un fenómeno mucho más complejo, primero es un fenómeno humano, y es mucho más complejo que entenderlo como un problema de géneros. La izquierda siempre ha intentando imponer falsos antagonismos: pobres contra ricos, buenos contra malos, proletarios versus oligarquía, y ahora tratan de imponer esta falsa antinomia entre hombres y mujeres, como que los hombres somos enemigos de las mujeres. Obviamente también el kirchnerismo tiene la misma lógica: el indígena víctima del capitalista blanco, todas lógicas que son tomadas de los pelos. Pero cuando vos intentas imponer que el hombre es malo y la mujer es víctima de ese hombre malo, lo que estás generando primero es un conflicto donde no lo hay, que no significa que no haya hombres que golpeen o maten a sus mujeres. Claramente existen. También existen mujeres que matan hombres, que los maltratan de forma física o verbal. Hay distintas formas de violencia y no se puede atacar este problema, real y en muchos casos una tragedia, porque todos nosotros que fuimos criados en donde nos enseñaron que el hombre defiende a la mujer, porque el hombre físicamente es más fuerte, de ninguna manera nos enseñaron que el hombre tiene que atacar a la mujer. Todo lo contrario. Nos enseñaban desde chiquitos que a las mujeres no se les pega. Ahora bien, hay personas que atacan a mujeres, hay hombres cobardes que atacan a mujeres. Atacar ese problema verdadero que existe con una ley que lo que intenta es deconstruir a los hombres, es decir, que los hombres dejemos de ser lo que somos, para convertirnos en una cosa distinta de acuerdo a la lógica de esta corriente ideológica para convertirnos en una cosa insulsa, no masculina, y las mujeres tendrían que dejar de ser los seres femeninos para convertirse también en una cosa intermedia, es una lógica a la que yo no adhiero, porque tiene una base ideológica, y yo no tengo ningún problema con que vos tengas una ideología y otro otra, pero no me la impongas, no me obligues a mí a que escuche tu ideología, y no intentes imponer tu ideología a partir del estado, porque estas ideologías sólo tienen base de sustentación, si tienen todos los recursos del estado a disposición. Se gastan fortunas en sostener este tipo de ideologías, y solamente se busca un cambio cultural que no coincide con la matriz cultural de nuestra nación, de nuestro pueblo. Nuestro pueblo rechaza ese tipo de pensamiento. Sin embargo lo están metiendo a través del estado, a través de los medios de comunicación, sostienen ideas, tratan de imponerlas y el que se pone en el medio es un dinosaurio, un facho, un nazi. Los totalitarios, los bolches, son los que imponen este tipo de ideologías que son nefastas, porque son ideas que nacen de la cabeza de teóricos que dicen “vamos a transformar el mundo con estas ideas”. ¿Y por qué todos tenemos que soportar eso? Nos dicen “Iglesia y estado asuntos separados” sin embargo, imponen sus ideologías, primero en las universidades, después en el estado, después en los medios de comunicación, después tratan de que nadie piense distinto entonces te ponen el INADI, te ponen policía del pensamiento, dicen que el que piensa distinto promueve ideas de odio. Falta poco para que nos clausuren en las redes sociales, que nos impidan pensar lo que pensamos, entonces estamos en un proceso de intolerancia demasiado grande y yo lo que busco al oponerme es, que otros se animen y acompañen también desde la política, porque fuera de la política hay muchos que lo hacen.

EBA: Con la ley Yolanda pasó algo parecido: fuiste el único diputado que se opuso, pero es lo mismo pero con cursos de capacitación sobre el medio ambiente, obligando a los empleados públicos.

FS: Sí, de nuevo, el estado no está para adoctrinar ni para bajarle línea a sus empleados. Si a vos te contrata el estado para ser agente de tránsito ¿por qué te tienen que venir a adoctrinar, a querer lavar la cabeza? Si vos tenes que ser agente de tránsito nada más. Esto de usar al estado para imponer ideologías es nefasto y es totalitario. El estado no les pertenece. El estado somos todos. Entonces los que gobiernan el estado no pueden creerse dueños y tratar de imponer al resto sus ideologías. Eso es de totalitarios y yo siempre voy a estar en contra de ese tipo de ideas.

EBA: Hablábamos de la ley del aborto que también votaste en contra. JxC con los votos a favor, terminó dándole una victoria política al Frente de Todos. ¿Qué análisis haces sobre eso?

FS: Muchas veces se ha puesto el ojo en JxC, pero yo diría ¿Dónde está el peronismo? El peronismo de Perón no esta porquería que está ahora. Estos crápulas que están hoy al frente de lo que llaman “peronismo” han engañado a sus votantes, porque los votó mucha gente que se opone rotundamente al aborto. Es cierto que muchos han puesto el foco en JxC. En el PRO la enorme mayoría votamos en contra, salvo casos excepcionales. Los radicales son de la internacional socialista entonces a mí no me sorprende que hayan votado a favor. La mayoría del ARI votó en contra. Del Frente de Todos votaron todos a favor, salvo casos excepcionales. Entonces yo me preguntó dónde está el peronismo, qué le pasó. El peronismo ha desaparecido, se lo ha morfado este socialismo de la Cámpora. No existe más el peronismo. Que se olviden los votantes del peronismo porque el peronismo murió con Perón, evidentemente. Y si bien hay algunas personas, muchos peronistas en Argentina que sostienen el peronismo en sus ideas iniciales que yo las respeto, aunque no las comparto, la doctrina justicialista, la 3ra posición a nivel global, una visión de país a largo plazo, esas cosas yo las rescato del peronismo, aún no adhiriendo. Ahora ese peronismo ya desapareció. En lo político no está expresado en ninguna línea. Entonces sí, desde JxC hubo alguno que acompañaron, la enorme mayoría estábamos del otro lado, y eso es en entre cosas, algo que me sostiene dentro del espacio

EBA: también votaste en contra de las vacunas para el Covid 19 que es un tema que se está hablando bastante. Lo junto con la pregunta de ¿cuál es tu observación sobre el gobierno?

FS: yo voté en contra del proyecto de las vacunas porque primero entiendo que cualquier vacuna no puede ser obligatoria, después que todo el proceso tiene que ser muy transparente. Sabemos que ese virus nació en China y es una cosa muy extraña que nosotros no le hayamos pedido explicaciones a China. Es nuestro principal socio comercial. Producto del manejo en China que evidente, denunciado primero por Taiwán, es una isla que tiene a los perdedores de la guerra civil china, viviendo en ella y tratando de conservar algunos aspectos de libertad, ellos denunciaron en diciembre del 2019 que el Covid estaba creciendo en China y que no estaba siendo controlado. Lo que pasó a partir de ahí fue que el Covid se desarrolló y creció en todo el mundo, y afectó a toda la economía global, salvo a China, mientras que países como el nuestro fueron afectados económicamente de manera bestial. 

¿Cómo Argentina, un país supuestamente soberano, libre e independiente, no le pide explicaciones de manera formal y virulenta, de por qué ese virus afectó tanto a nuestro país cuando ellos lo podían haber controlado desde el principio? Esa explicación nunca la pedimos. Todo lo que sucede a partir de ahí es parte de un proceso global. Acá hubo intervención de organismos globales como la OMS manejado por un comunista, un socialista declarado, al igual que quien preside la ONU, un confeso comunista y además ambos pro China. A partir de ese proceso en cada país se dieron situaciones distintas. Nosotros tenemos la desgracia de tener el peor gobierno de nuestra historia, con un presidente inútil, incapaz, mala persona, cínico, mentiroso, un fraude con patas. Tenemos al peor presidente que podríamos tener y lamento que los argentinos tengamos que padecer a semejante crápula como presidente de la Nación. Todo lo que hizo fue en contra de los argentinos. El manejo de la pandemia fue en contra de los argentinos, fue a favor de su propia construcción política, no a favor de los argentinos. Tiene como ministro de salud a un sinvergüenza, a un delincuente, a quien le hemos pedido la renuncia, juicio político, pero que lejos de expulsarlo lo sostiene, porque evidentemente ese crápula sinvergüenza está haciendo negocios con las vacunas. Negocios políticos y económicos, sino no se entiende todo este proceso. Por eso, entre otras cuestiones, yo no acompañé ese proyecto. ¿Cómo voy a acompañar darle carta blanca a estos delincuentes, que han hecho lo peor de lo peor en nuestra historia nacional y han hecho un desastre con la pandemia? No se les puede dar jamás carta blanca, no se les puede votar nada, y yo no les voy a votar nunca nada, porque es gente con malas intenciones, gente mala.

EBA: quiero preguntarte sobre un nuevo pañuelo que empieza a agitarse que es el pañuelo naranja. ¿Cómo votarías a esta campaña federal de Iglesia y estado asuntos separados?

MIRA LA ENTREVISTA COMPLETA EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: