Fuente: Neuquenweb.com

El diputado nacional por Neuqúen de Juntos por el Cambio habló con AltMedia y demostró que, dentro de la oposición, existen voces dispuestas a dar la batalla política y cultural.

Nació en Lomas de Zamora, pero a los cuatro años su familia decidió radicarse en Neuquén. Su bisabuelo fue senador nacional, y él fue presidente del centro de estudiantes en su juventud. Tras un largo paso por el sector privado, fue elegido presidente del PRO-Neuquén y fue concejal local. En 2019 dio el salto a la política nacional, al liderar la lista de diputados nacionales de Juntos por el Cambio y asumir su cargo el 10 de diciembre.

Hoy, Francisco Sánchez representa a la derecha dentro de la principal coalición opositora al kirchnerismo en el Congreso de la Nación.

-JAC (Juan Antonio Castro): ¿Cómo te definirías ideológicamente?

-FS (Francisco Sánchez): En mi perfil de Twitter digo que soy de derecha, para ser preciso y para provocar. Desde hace muchos años, en Argentina, se relaciona a la derecha con algo oscuro. Me defino más bien como un conservador, que no significa ser retrógrado, sino mantener las cosas buenas de la sociedad, como los valores tradicionales, nuestra cultura, lo que nos hace y lo que somos. Todo debe ser cuidado. La familia juega un rol fundamental en la sociedad, y también creo que debemos preservarla. Todo aquello que hace al tejido social debe ser protegido. Los conservadores queremos ir hacia el futuro, pero siempre cuidando lo que es nuestro. También, soy conservador como una forma de reacción ante este ataque globalista que sufre no sólo Argentina, sino también las grandes potencias. 

-JAC: ¿Existe la derecha dentro de Juntos por el Cambio?

-FS: Sí que existe, sobre todo en el PRO. El problema es que, muchas veces, la necesidad de ganar elecciones se suma a un estilo abrumador que se maneja desde los medios de comunicación y prohíbe hablar de determinados temas. Si uno quiere transformar tiene que ganar elecciones, y si uno “pisa el palito” y, se sale de lo políticamente correcto, va a ser aplastado por el poder centralizado de los medios. Además, vas a recibir presiones mediante leyes y perseguido por mecanismos de censura como el INADI y algunas ONG y asociaciones. Por último, claro está, existe un miedo al escrache público y al señalamiento.

-JAC: Votaste en contra de la Ley Micaela (ley que obliga a todos los funcionarios públicos a realizar capacitaciones y cursos de género, que fue aprobada el año pasado), ¿por qué te opusiste a dicha ley?

-Es una ley que, al igual que la mayoría de las leyes “progresistas”, busca algo muy distinto a lo que dice buscar. La violencia doméstica o familiar existe, y el problema no se puede ocultar con una mano. Cuando la violencia es física, el hombre suele prevalecer sobre la mujer. Pero no es el único tipo de violencia existente, ya que también existe violencia de la mujer hacia el hombre, y de los padres hacia los hijos. Y creo que este último caso es el más preocupante, ya que hombres y mujeres adultos tienen recursos más allá de la asimetría física para defenderse por sí solos. Los niños, en cambio, sufren violencia de sus progenitores y casi siempre queda impune.

 

Tuit del diputado repudiando la Ley Micaela.

El problema radica cuando se hace de esto una cuestión ideológica. “Los hombres matan mujeres” solemos escuchar, como si no pasara al revés, y cuando hay padres y madres que golpean y abusan de sus hijos. Se parte de un precepto falso e ideológico, los hombres no odiamos a las mujeres y no tenemos un conflicto con ellas. Lo que busca esta ley es “deconstruirnos” porque, en el fondo, creen que hay algo mal con la naturaleza del hombre, es decir, el hombre tal cual es debe ser corregido, y para ello se gastan millonarios recursos estatales.

-JAC: Fuiste el primer firmante de la Ley de Protección Integral de la mujer embarazada y el niño por nacer, ¿Qué es dicha ley y en qué estado se encuentra?

FS: -Es un proyecto que busca cuidar a la mujer embarazada en su estado natural de vulnerabilidad, y durante los primeros meses después del nacimiento. En Neuquén, dicha política se viene implementando en el hogar Portal de Belén desde hace más de 25 años. El aborto es una realidad cada vez más promovida, incentivada y empujada, casi siempre por los hombres que presionan a su pareja para abortar. Ahora se le suman grandes empresas y organizaciones que lucran con la vida de los más indefensos. Ante el avance de las corporaciones globalistas para que en Argentina se imponga el aborto gratuito, debemos tener una reacción propositiva, y esta ley va en esa dirección. El proyecto de ley existe desde hace diez años, y esperamos que se promulgue.

-JAC: Cambiando de tema, el 19 de mayo presentaste un pedido de informe para conocer el impacto de la pesca ilegal en el país, ¿Creés que no se le da la importancia que se merece a este tema, tanto en los medios como entre la clase política?

-FS: Sin dudas. Somos un país que, a pesar de tener más de 4 mil kilómetros de línea marítima, sin contar a la Antártida, le damos la espalda al mar. Argentina debería tener un enorme desarrollo marítimo, como lo tuvimos en algún momento del pasado. Tenemos dos astilleros gigantes, uno en CABA y otro en la provincia de Buenos Aires, ambos con potencial para crear buques de gran tamaño, pero están en desuso. Hoy somos muy débiles en materia de defensa, no sólo en la protección de nuestro mar, sino también como flanco, pues nuestras aguas son nuestro Talón de Aquiles. Necesitamos aviones cazas que controlen nuestros espacios aéreos, además de buques. La Armada y Prefectura no están equipados como deberían. 

Cada año, el país pierde alrededor de 2 mil millones de dólares en manos de los pesqueros ilegales financiados por el Partido Comunista de China. Nosotros ni siquiera tenemos la capacidad operativa para disuadirlos. Si bien China es el principal depredador, también hay pesqueros ingleses, portugueses, rusos y españoles. Cuando no hay nadie cuidando, a los ladrones se les hace más fácil el trabajo. Hace poco festejamos 204 años de independencia, pero la mayoría de nuestra flota es extranjera. Además, todo lo anterior se dificulta por el aval del gobierno británico de nuestras Islas Malvinas. Debemos, entonces, preguntarnos con sinceridad, ¿estamos mejor que hace 204 años en términos de independencia?

Pesqueros ilegales en nuestro mar. Fuente: eleconomista.com.ar

-JAC: ¿Qué sabes de la base China que está en tu provincia (Neuquén), existe algún recurso legal para retirarla?

-FS: Lo último es difícil. China es uno de los grandes protagonistas del mundo actual, y tiene planes de dominación imperialistas. En nuestro país, debido a la falta de valores y convicciones de la clase política, le cedimos una parte importante de nuestro territorio a una nación extranjera a cambio de nada, por parte del gobierno provincial neuquino y del gobierno nacional de Cristina Fernández de Kirchner. Constituye un acto de traición a la patria. China tiene en Neuquén instalaciones que le permiten desarrollar sus telecomunicaciones espaciales, pues están en una pelea espacial, la cual nosotros ni siquiera tenemos en debate. 

Es una base que fue monitoreada hasta el año pasado. Se radican allí miembros del Ejército Popular de Liberación chino, y los trabajadores de la base son rotados en forma frecuente para que no hagan vínculos con la población local. Desde esa base se retransmite hacia una base en África, y de allí hacia China. Aquí no se guarda ninguna información, y la realidad es que esa base es manejada desde Pekín. No hay ningún beneficio o ventaja claro para los argentinos en ese acuerdo, lo cual da a pensar que hubo algún interés económico en el medio, no hace falta ser muy astuto para darse cuenta.

-JAC: Siguiendo con el tema de China, también presentaste un pedido de informe por este acuerdo de cooperación sanitaria chino-argentino firmado en junio, ¿qué implica dicho acuerdo?

-FS: Es lo que no sabemos y es lo que queremos saber. Hubo una serie de vuelos comerciales, esos “vuelos patrióticos” con nuestra aerolínea de bandera que se está fundiendo. Hay algo más allá del relato mentiroso del patriotismo de ir a buscar al otro lado del mundo elementos que saldría más barato comprarlos en otro lado. Lo que debemos investigar son las fallas de estos materiales traídos desde China, de dudosa calidad. En Neuquén, la directora del Servicio Integral de Emergencias de Neuquén (SIEN) denunció en forma pública que los elementos que había recibido la provincia desde China no servían, y 17 trabajadores del SIEN resultaron infectados de coronavirus. La determinación de la gobernación de Neuquén fue echar a la funcionaria por denunciar. Todo esto da a pensar que hay algún interés entre nuestros gobernantes y los chinos. Argentina debe tener sus propios intereses y no ceder ante los intereses de otro país. Si nos venden insumos que no funcionan, nos estamos dejando estafar.

Base China en Neuquén, inaugurada durante el Gobierno de Cristina Kirchner.

-JAC: Firmaste una declaración, junto a 200 parlamentarios de todo el mundo, para frenar la persecución del Partido Comunista de China a Falun Dafa, práctica religiosa budista. El régimen chino los persigue incluso acá, en Argentina, ¿qué se puede hacer para frenar dicha persecución?

-FS: Me comuniqué con varios practicantes de esta religión en el país, y efectivamente son perseguidos. La persecución religiosa debe ser dejada atrás. Argentina tiene muchos vínculos con China, es el país con el que más comerciamos, y nuestro sistema económico y de producción está fuertemente ligado a Pekín. Además de la ya mencionada base en Neuquén. Tenemos intereses en común, pero también cosas para decir. Hay que revisar la conveniencia de un socio que tiene prácticas muy distintas a las nuestras, tales como perseguir, asesinar, censurar y desaparecer a los disidentes. Argentina debe replantear su política internacional y preguntarse si quiere seguir teniendo tantos vínculos con un país que realiza este tipo de prácticas.

-JAC: ¿Qué balance hacés de estos 9 meses del Frente de Todos en el poder?

-FS: En primer lugar, debo decir que no nos encontramos con muchas sorpresas. Es un Gobierno que llegó tras una pésima gestión económica de nuestro Gobierno (el de Macri) del que todos teníamos una expectativa distinta de los resultados. Una Argentina que viene en recesión desde hace 10 años era una situación compleja de cambiar; fallaron muchas cosas y nos debemos una fuerte autocrítica. Alberto Fernández llega a la Casa Rosada como producto de una genial jugada política en la cual Cristina Fernández de Kirchner se corrió del lugar principal.

Fue brillante la jugada electoral, pero ahí no había un proyecto de país, y de hecho existen intereses contrapuestos entre el peronismo que fue crítico del kirchnerismo y éste. Existen dos posturas distintas sobre cómo hacer las cosas, sobre cómo gestionar. Esto produjo que, al llegar al poder el 10 de diciembre, no había un plan económico, y designaron a un desconocido como Ministro de Economía (Martín Guzmán). Sancionaron la ley de Emergencia Económica, la cual no acompañamos, pero igual ganaron. Lo que sí apoyamos fue la negociación de la deuda. 

Es claro que no tienen un proyecto para la Argentina, no hay siquiera un plan energético para provincias petroleras como Neuquén. Además, estamos en un contexto de cuarentena de la que el Gobierno Nacional se enamoró y no tiene un plan de salida. El coronavirus es una enfermedad real, pero cuyo efecto es menor al esperado y quien reina es el miedo que buscan imponernos para mantener el encierro. El porvenir económico se ve, francamente, negro. Recurrieron a la emisión monetaria a mansalva por la caída de la recaudación, y destruyeron la economía con la cuarentena. La recesión que estamos viviendo es altísima y la inflación se va a manifestar cuando termine el aislamiento. Lo que nadie puede adivinar es cómo el Gobierno va a salir de esto, lo cual es preocupante.

-JAC: Para cerrar, ¿qué reflexión haces sobre los medios de comunicación tradicionales y sobre las alternativas a éstos, como AltMedia?

-FS: Apoyo 100% a AltMedia, es una bocanada de aire fresco e implica mucho más de lo que ustedes creen. Ustedes no le responden a ningún interés extraño a la Argentina, a diferencia de los medios de comunicación tradicionales, que dejaron de ser independientes. El modelo que eligieron para desarrollar su actividad periodística (el de AltMedia) me parece genial. Festejo que existan, que crezcan y que se desarrollen. 

Mira la entrevista completa: