"El presidente más provida de todos", cartel visto en la última marcha por la vida en Washington DC.

A tan solo dos días de la transición que pondrá a Joe Biden como el 46° presidente de los Estados Unidos, Trump proclamó el próximo 22 de enero como Día Nacional de la Santidad de la Vida Humana. El 22 de enero de 1973 se produjo la sentencia del caso “Roe vs Wade” que legalizó el aborto a nivel federal en todo el país.

El comunicado emitido desde la Casa Blanca comienza diciendo: “Cada vida humana es un regalo para el mundo. Ya sea nacido o no nacido, joven o viejo, sano o enfermo, cada persona está hecha a la santa imagen de Dios. El Creador Todopoderoso da talentos únicos, hermosos sueños y un gran propósito a cada persona. En el Día Nacional de la Santidad de la Vida Humana, celebramos la maravilla de la existencia humana y renovamos nuestra determinación de construir una cultura de vida en la que todas las personas de todas las edades sean protegidas, valoradas y apreciadas.”

El segundo párrafo se refiere directamente al aborto, a casi 50 años del fatídico fallo: Este mes, marcamos casi 50 años desde la decisión Roe v. Wade de la Corte Suprema de los Estados Unidos. Este fallo, constitucionalmente defectuoso, anuló las leyes estatales que prohibían el aborto y ha resultado en la pérdida de más de 50 millones de vidas inocentes. Pero madres fuertes, estudiantes valientes e increíbles miembros de la comunidad y personas de fe están liderando un poderoso movimiento para despertar la conciencia de Estados Unidos y restaurar la creencia de que cada vida es digna de respeto, protección y cuidado. Debido a la devoción de innumerables pioneros provida, el llamado para que cada persona reconozca la santidad de la vida está resonando más fuerte que nunca en Estados Unidos. Durante la última década, la tasa de abortos ha disminuido de manera constante y, en la actualidad, más de tres de cada cuatro estadounidenses apoyan las restricciones al aborto.

El comunicado emitido por la Casa Blanca.

48 años han pasado desde el caso Roe vs Wade. Años más tarde, Jane Roe, pseudónimo de Norma McCorvey, confirmó que recibió dinero para llevar adelante la causa. La joven acusó haber sido violada por una pandilla. Las abogadas Sarah Weddington y Linda Coffee, recién graduadas de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas, necesitaban una “cliente” para poder atacar la ley que desde hacía 100 años prohibía el aborto en ese Estado.

Presionaron a Norma para que en vez de tramitar la adopción del bebé procurara un aborto. Conseguido su propósito presentaron una demanda en Texas representando a Norma L. McCorvey (Jane Roe) contra Henry Wade.

El fiscal de distrito del Condado de Dallas, Texas, Henry Wade, representaba al Estado de Texas, que se oponía al aborto. El Tribunal del Distrito falló a favor de Jane Roe, aunque rehusó establecer una restricción en contra de las leyes sobre aborto.

La polémica sobre el caso

En 1987 Norma McCorvey se arrepintió de su actuación, reconoció que parte de su declaración en el juicio no fue verdadera y admitió que no había sido violada y que el padre de su bebé era una persona a la que ella conocía. El relato de los pandilleros que la violaron era mentira. Además, denunció que había sido tratada como un “peón” de dos ambiciosas y jóvenes abogadas (Sarah Weddington y Linda Coffee) quienes buscaban una demandante que lograra cambiar la legislación que prohibía el aborto en el Estado de Texas.

Por su parte, Sarah Weddington, la abogada que litigó el caso Roe vs. Wade en el Tribunal Supremo explicó en un discurso que pronunció en el Instituto de Ética de la Educación, en Oklahoma, por qué utilizó los falsos cargos de violación, hasta llegar al Tribunal Supremo: “Mi conducta pudo no haber sido totalmente ética. Pero lo hice porque pensé que fueron buenas razones para fundamentar el propósito que perseguíamos”.

En 2005 Norma McCorvey pidió a la Corte Suprema que revisara el fallo de 1973, argumentando que el caso se fundamentaba sobre una mentira, y que además debería ser visto nuevamente debido a las nuevas evidencias sobre los daños que el aborto ocasiona a las mujeres. Pero la Corte, a sabiendas de la realidad y validez de esos argumentos, denegó la petición.

¿Quién financió el juicio?

Hugh Hefner, fundador de Playboy, reconoció que participó en el financiamiento del juicio. “Probablemente Playboy estuvo más involucrada en Roe vs Wade que cualquier otra compañía. Nosotros aportamos los fondos para los primeros pasos y además escribimos el amicus curiae en el caso Roe vs. Wade”.

Trump, un presidente provida

En la segunda parte del comunicado, se resaltaron las medidas de protección a la vida que estableció el mandatario republicano: “Desde mi primer día en el cargo, he tomado medidas históricas para proteger vidas inocentes en el país y en el extranjero. Reestablecí y fortalecí la Política de la Ciudad de México del presidente Ronald Reagan… y tomé medidas para proteger los derechos de conciencia de médicos, enfermeras y organizaciones como las Hermanitas de los Pobres. Mi Administración ha protegido el papel vital de la adopción basada en la fe. En las Naciones Unidas, dejé en claro que los burócratas globales no tienen por qué atacar la soberanía de las naciones que protegen vidas inocentes. Hace solo unos meses, nuestra Nación también se unió a otros 32 países para firmar la Declaración de Consenso de Ginebra, que refuerza los esfuerzos globales para brindar una mejor atención médica a las mujeres, proteger todas las vidas humanas y fortalecer a las familias.”

“Jane Roe” protagonista del histórico fallo que legalizó el aborto en EEUU. Años más tarde, reconoció que fue manipulada y que todo fue una mentira.

“Como Nación, restaurar una cultura de respeto por lo sagrado de la vida es fundamental para resolver los problemas más urgentes de nuestro país. Cuando cada persona es tratada como un hijo amado de Dios, las personas pueden alcanzar su máximo potencial, las comunidades florecerán y Estados Unidos será un lugar de esperanza y libertad aún mayores. Es por eso que tuve un profundo privilegio de ser el primer presidente en la historia en asistir a la Marcha por la Vida, y es lo que motiva mis acciones para mejorar el sistema de adopción y cuidado de crianza de nuestra nación, asegurar más fondos para la investigación del síndrome de Down y expandir la salud, además de servicios para madres solteras. Durante los últimos 4 años, he designado a más de 200 jueces federales que aplican la Constitución tal como está redactada, incluidos tres jueces de la Corte Suprema: Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett. También aumenté el crédito tributario por hijos, para que las madres reciban apoyo económico mientras asumen la noble tarea de criar hijos fuertes y saludables. Y, recientemente, firmé una Orden Ejecutiva sobre la Protección de Niños Recién Nacidos e Infantes Vulnerables, que defiende la verdad de que cada bebé recién nacido tiene los mismos derechos que todas las demás personas para recibir cuidados que salvan vidas.”

Al finalizar el comunicado, sentenció: “Hoy, pido al Congreso que se una a mí para proteger y defender la dignidad de toda vida humana, incluidas las que aún no han nacido. Hago un llamado al pueblo estadounidense para que continúe cuidando a las mujeres en embarazos inesperados y apoye la adopción y el cuidado de crianza de una manera más significativa, para que cada niño pueda tener un hogar lleno de amor. Y finalmente, pido a todos los ciudadanos de esta gran Nación que escuchen el sonido del silencio causado por una generación perdida para nosotros, y luego alcen la voz por todos los afectados por el aborto, tanto visibles como invisibles”.

En dos días, un fuerte aliado de la Planned Parenthood tomará el control del país, pero con una Corte Suprema de mayoría conservadora. Roe vs Wade está lejos de ser una sentencia definitiva, y, si la voluntad política acompaña, podremos ver el fin del aborto en la primera potencia del mundo en esta década.