El pueblo de Italia dio un contundente sí a la reducción del número de políticos.

En el reciente referéndum los italianos votaron a la reforma parlamentaria con un 69, 64%  frente a un bajo NO con el 30, 36%  convirtiéndose en uno de los parlamentos más chicos de la Unión Europea.

Los días 20 y 21 de septiembre, los ciudadanos italianos fueron llamados a votar para reducir el número de parlamentarios de 945 a 600 personas, donde se restan 200 para el Senado y 400 para la Cámara de Diputados informó la Corte Constitucional Italiana. Ahora, los escaños del parlamento italiano se reducen en un 36,5% obteniendo un ahorro de 100 millones de euros brutos anuales. 

Entre el 20 y el 21 de septiembre, los italianos fueron a votar el histórico refereéndum.

La pregunta que los italianos fueron llamados a responder fue la siguiente:

¿Aprueba el texto de la ley constitucional sobre “Modificación a los artículos 56, 57 y 59 de la Constitución en materia de reducir el número de parlamentarios”, aprobado por el Parlamento y publicado en el Boletín Oficial de la República Italiana núm. 240 del 12 de octubre de 2019? 

Esta ley fue aprobada por ambos poderes del Parlamento con mayoría absoluta el 8 de octubre del 2019, con 553 votos a favor y 14 en contra.

El referéndum confirmatorio, que había sido programado para el 29 de marzo pero fue pospuesto por el Coronavirus, “fue solicitado por una quinta parte de los senadores ya que la reforma constitucional en cuestión no fue aprobada por una mayoría calificada de dos tercios de los miembros de cada Cámara, pero solo por mayoría absoluta. Por tanto, la última palabra pertenece al pueblo italiano”, comunicó The Italian Times.

Cabe saber que este recorte no se refiere a la actual formación de la Cámara y el Senado sino a la próxima legislatura.

Cambia en la reforma que será operativa a partir de la próxima legislatura: la ley electoral, la elección de senadores que ya no será regional, la modificación del número de consejeros regionales que participan en la elección del Jefe de Estado y la equiparación de la edad  de los electores de la Cámara y el Senado.