Asistencialismo financiado con impuestos, una receta económica destinada al fracaso.

Por Franco Tealdi

Transitando una nueva aventura de Gobierno, ya comienzan a aparecer esbozos de lo que parece ser el nuevo “plan económico”. Retenciones, bienes personales, desdoblamiento cambiario, más gasto, más asistencialismo. Para sorpresa de nadie, el rumbo tomado por la nueva coalición peronista va en línea con lo que sistemáticamente hicieron cuando llegaron al poder: inventar una emergencia, un pueblo necesitado (de ellos) y, desde la poltrona de la solidaridad y la empatía con el pobre, masacrarnos a impuestos para justificar gastos y asistencialismo, que lo que menos hacen es acabar con la miseria.

Coquetear con el socialismo y la distribución de la riqueza es una receta absolutamente fallida en la Argentina. Décadas enteras viendo como países que eran cinco veces más pobres que nosotros, se han vuelto más ricos y nos han ido ocupando lugares en la escena económica mundial que nosotros hemos ido perdiendo.

En los últimos 30 años, Chile pasó de un PBI per cápita de US$ 4.000 a uno de US$ 14.000, mientas que aquellos países con políticas socialistas se estancaron, o bien citando el caso Venezolano, se hundieron en una tragedia humanitaria que ya causo 4 millones de refugiados en medio de una dictadura atroz y con cifras de pobreza y desnutrición infantil alarmantes.

Fuente  @rcas1

¿Necesita el Gobierno seguir inventando impuestos?

En la Argentina no existe un problema de ingresos. El Gobierno Nacional recauda como nunca antes en la historia, casi dos veces y media lo que recaudaba  a inicios de la década del 90.

El problema está en que, no importa cuánto más se recaude, para esta insaciable máquina de quemar recursos no hay plata que alcance. Los tímidos intentos de la administración anterior de poner en caja el sector público hoy se ven en vano ante la nueva retorica oficial que nos llama a “ser solidarios”, a punta de pistola, y soportar con nuestros diezmados bolsillos una nueva aventura asistencialista.

¿Cuál es el verdadero problema de Argentina?

Nuestro país es un loop interminable de fracasos. De los últimos 40 años, 17 fueron recesivos. Atravesamos 7 crisis económicas, 4 defaults, 30 años de inflación –con 2 Hiperinflaciones-, Maxi Devaluaciones, 4 monedas, privatizaciones, estatizaciones, cepos, controles, estanflaciones. En Argentina, si sos menor de 40 años, viviste en recesión el 43% de tu vida.

La única receta para cortar con esto es crecer, algo que Argentina no hace de manera sostenida desde hace un siglo. El crecimiento promedio del PBI últimos 100 años es del ¡1% anual! No alcanza siquiera para abastecer el crecimiento poblacional (+1.2%).

¿Y cómo se crece?

La única receta que invento la humanidad para crecer de manera genuina es a través del ahorro y la inversión. Argentina es una máquina de destruir ahorro porque tiene entre sus filas al mayor des ahorrador de todos: si, obvio. El Estado. El nivel de ahorro del país no solo está muy por debajo de los países desarrollados, sino que también está muy por debajo del promedio de la región.

¿Qué plan se vislumbra para cortar con esta deplorable tendencia? Ninguno. Por el contrario, lo único concreto es hablar de timba financiera, destruir aún más la moneda con emisión monetaria y liquidar al ahorrista con tasas de interés negativas para financiar a empresarios inescrupulosos e ineficientes con el pretexto de que “dan trabajo”.

 ¿Cómo sigue?

Entonces lo que viene es más gasto, financiado con más impuestos, lo que significa menos ahorro, menos capital, menos empresas. Y, por lo tanto, menos trabajo de calidad y más pobreza.

Hemos más que duplicado el tamaño del Estado, hemos entregado más asistencia social que nunca, hemos inventado los discursos más bonitos sobre solidaridad, justicia social, y empatía con el pobre que nadie. Somos los campeones del “empoderamiento “y los “derechos adquiridos”. Nos hemos embanderado de “justicia social”, de amor al otro. Nos hemos embriagado de gratuidad.  Y así, hemos escalado directo a la cima de las economías reprimidas. ¿Y todo para qué? Para agravar este gran fracaso colectivo llamado Argentina.

Y que el último gráfico hable por sí solo.

* Franco Tealdi es Economista especialista en mercados. Es asesor financiero. Actualmente realiza la Maestría en Finanzas de la Universidad de San Andrés.