La legalización del aborto deriva en prácticas eugenésicas, como la eliminación de personas con Síndrome de Down.

En un duro comunicado, la asociación denunció uno de los objetivos y consecuencias de la ley del aborto en el país.

Al comenzar, el texto denuncia: “ASDRA -Asociación Síndrome de Down de la República Argentina-, en el contexto del inminente tratamiento en el Congreso de la Nación del Proyecto de Ley sobre “Regulación del Acceso a la interrupción voluntaria del embarazo y a la atención postaborto”, advierte -como ya lo hizo en los debates de 2018- que en la mayoría de los países donde se eliminaron restricciones al aborto hubieron incrementos significativos de prácticas eugenésicas de hasta un 90 % sobre fetos diagnosticados con síndrome de Down en el vientre materno.”

A continuación, fueron enumerados una serie de países en los cuales la práctica eugenésica se llevó a cabo, además del caso de Irlanda y Malta, quienes impusieron restricciones al aborto en su momento: “Los casos son numerosos: Estados Unidos, Holanda, República Checa, Finlandia, Francia, Noruega, Italia, Israel, Suecia, Canadá, Australia e Inglaterra, entre otros.  Las estadísticas que se comparten en este comunicado pueden observarse de manera completa en un documento en el que Down 21 España recopila estudios científicos y reconocidas fuentes. También hay que decir que en algunos países que tienen restricciones al aborto, como es el caso de Irlanda, la prevalencia de nacimientos de personas con síndrome de Down, entre 1995 y 1999, se incrementó de 19 a 26 por 10.000. Y una situación similar es la de Malta, que tiene registros en ese sentido.”

Uno de los carteles expuestos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Hace pocos días, una serie de carteles pegados por las calles de Buenos Aires revelaron lo que se esconde detrás del aborto: encubrimiento a violadores, eliminación de personas en situación de pobreza, y eliminación de personas con Síndrome de Down.

Este último cartel rezaba: “Aborto legal por si sale con Síndrome de Down”. En Twitter, varios militantes en apoyo a la ley salieron a justificar y a apoyar los carteles.

En 1948, en París, se firmó la Declaración Universal de los Derechos Humanos tras la tragedia que significó la Segunda Guerra Mundial. 72 años después, nuestro país y Occidente discute la dignidad o validez de la vida humana de acuerdo con la funcionalidad y, en caso de nacer con Síndrome de Down o alguna malformación, el derecho a la vida es denegado. La eugenesia se disfraza de progreso, pero constituye una muestra del oscurantismo más atroz.