El polémico comunicado de la Iglesia venezolana generó rechazo entre la población.

El más reciente comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) ha generado fuerte polémica entre la población venezolana. Creyentes y no creyentes señalan las incongruencias y contradicciones que posee dicho texto.

Este martes 11 de agosto, la Conferencia Episcopal Venezolana publicó en sus medios un comunicado de seis párrafos en donde hace referencia a las próximas elecciones parlamentarias, que se celebrarán en diciembre de este año.

Cabe resaltar que, según encuestas realizadas, la iglesia es la institución con mayor credibilidad entre la población venezolana, por lo que su postura siempre será clave ante todo desenlace político-social, y más en tiempos de dictadura.

Comunicado:

La Iglesia venezolana llama a la oposición a participar de las elecciones a pesar del fraude electoral.

¿Qué les pasó?, eso es lo que todos nos preguntamos.

El inicio del comunicado parece ser bastante acertado, los tres primeros párrafos son coherentes con la realidad nacional; de hecho, es muy importante lo que señalan en el punto tres: “Somos conscientes de las irregularidades que se han cometido hasta ahora en el proceso de convocatoria y preparación de este evento electoral: desde la designación de los directivos del Consejo Nacional Electoral, la confiscación de algunos partidos políticos, inhabilitación de candidatos, amenazas, persecuciones y encarcelamiento de algunos dirigentes políticos, el cambio del número de diputados y circunscripciones electorales”. 

Tras las irregularidades mencionadas en el punto tres, lo esperable era que llamaran a la población a no participar en el fraude electoral, para que de esta forma no se legitime al régimen. Cabía esperar que propusieran o invitaran a buscar mecanismos para lograr el tan deseado cese de la usurpación que permitiría celebrar elecciones libres. Pero no, las incongruencias se observan en los dos siguientes párrafos, al contradecirse con lo ya mencionado en los primeros puntos.

El cuarto párrafo inicia con una verdad que no le gusta a muchos partidos políticos de oposición, pero esta verdad con la que inician se termina desvirtuando en la parte final de este mismo párrafo, e incluso se contradice con las irregularidades ya mencionadas en el punto tres.

Las represalias:

Ante este comunicado, la coordinadora de Vente Venezuela, María Corina Machado, se manifestó en contra mediante un hilo de tweets que publicó en su red social.

La comparación que hace la CEV en su comunicado, entre la abstención del 2005 y la posible abstención del 2020 no tiene argumento ni sustento válido, ya que el escenario nacional y geopolítico internacional en el 2005 era completamente distinto al actual escenario. 

Las contradicciones se observan descaradamente cuando, al inicio de la segunda página, dice: “A pesar de las irregularidades, la participación masiva del pueblo es necesaria y podrá vencer los intentos totalitarios y el ventajismo de parte del gobierno” . Es decir, ellos aseguran que las atroces irregularidades mencionadas en el punto tres podrán ser superadas y vencidas si el pueblo participa masivamente.

¿Son ingenuos?, ¿Viven en el país de las maravillas?, ¿O es que no han aprendido nada en estos 21 años de dictadura?; por otra parte, el llamar “gobierno” a la dictadura es un grave error que cometieron en dicho comunicado, en Venezuela actualmente hay un Presidente interino respaldado por el artículo 233, 333 y 350 de la vigente constitución y respaldado por más de 60 países. Es un análisis aparte si lo ha hecho bien o mal, pero lo que no está en discusión es su legitimidad constitucional, y llamar “gobierno” a la dictadura es darle legitimidad a la misma y quitarle legitimidad al interinato.

En Venezuela no se ha logrado una salida electoral no porque las personas no salieran a votar, o porque los que quieren un cambio sean minoría, sino porque quienes cuentan los votos son los mismos que reprimen y matan.

El colmo del comunicado: el punto 5

En el quinto punto podemos observar una nueva incongruencia, la cual dice: “El momento actual exige la participación plena y libre de todos los partidos y movimientos políticos”. Eso es verdad, pero esa participación plena y libre no puede suceder con las actuales irregularidades mencionadas anteriormente, primero debe lograrse el cese de la usurpación para así llegar a ese punto tan deseado de elecciones libres. En este caso, el orden de los factores sí alteraría enormemente el producto.

Los católicos y venezolanos esperan que la Conferencia Episcopal Venezolana haya realizado ese comunicado bajo amenazas o por temor a represalias, y no por convicción propia. De ser así, cabría regalarles esta famosa frase de Winston Churchil: “Si te humillas para evitar la guerra, tendrás humillación y tendrás guerra”.

Sobre el autor: Carlos Enrique Sánchez es estudiante de licenciatura en economía en la Universidad de Buenos Aires. El 27 de abril de 2018 llegó a Argentina escapando del régimen madurista.

Twitter: @Carlosanchez_99