La Constitución Argentina defiende la vida desde su concepción.

Ante un nuevo proyecto de ley que favorece el aborto cabe recordar la legislación constitucional argentina, que no puede ser modificada por ley alguna.

En efecto, por Ley Nº 23.849 se Aprueba la Convención sobre los Derechos del Niño. Sancionada: Setiembre 27 de 1990. Promulgada de hecho: Octubre 16 de 1990.

Al aprobar esta Convención la República Argentina emitió una declaración que forma parte del compromiso internacional adquirido frente a los demás Estados parte.

En esa declaración se afirma de manera categórica que: “Con relación al artículo 1º de la Convención sobre los Derechos del Niño, la República Argentina declara que el mismo debe interpretarse en el sentido que se entiende por niño todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los 18 años de edad.” (art. 2 de la ley 23.849).

Es esta declaración interpretativa la República Argentina definió el alcance que el país daría a la Convención, por cuanto ella fue formulada en el momento mismo de adherirse a este tratado internacional. Es una declaración solemne que la República Argentina realizara como Estado soberano, libre e independiente.

Veamos parte del contenido de la Convención:

  • Expresa la Convención en el Preámbulo en el parágrafo 9º:
  • Teniendo presente que, como se indica en la Declaración de los Derechos del Niño, “el niño, por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidado especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento”.
  • El artículo sexto de la Convención dispone que:
  • 1. Los Estados Partes reconocen que todo niño tiene el derecho intrínseco a la vida.
  • 2. Los Estados Partes garantizarán en la máxima medida posible la supervivencia y el desarrollo del niño.
  • El art.3 de la Convención de los Derechos del Niño dispone:
  • En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño.
  • Este artículo 3º es clave: en caso de conflicto de intereses se atenderá el interés superior del niño.

Ley 23.849 ART. 2º

  • Como vimos, cuando la Argentina aprueba la Convención sobre los Derechos del Niño, por Ley 23.849 en su artículo 2º dispuso:
  • “Con relación al artículo 1º de la Convención Sobre Los Derechos Del Niño, la República Argentina declara que el mismo debe interpretarse en el sentido que se entiende por niño todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los 18 años de edad.”
  • Resulta claro, entonces, que para la República Argentina, se es niño desde el momento de la concepción hasta los dieciocho años de edad.
  • Y a partir de la reforma constitucional de 1994 tal declaración tiene rango constitucional, al ser parte de “las condiciones de su vigencia” para la República Argentina en los términos del art. 75, inc. 22, de la Constitución Nacional.

Capítulo Cuarto Atribuciones del Congreso:

Artículo 75- Corresponde al Congreso: …

  • Inc. 22. Aprobar o desechar tratados concluidos con las demás naciones y con las organizaciones internacionales y los concordatos con la Santa Sede. Los tratados y concordatos tienen jerarquía superior a las leyes.
  • La Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre; la Declaración Universal de Derechos Humanos; la Convención Americana sobre Derechos Humanos; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y su Protocolo Facultativo; la Convención Sobre la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio; la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial; la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer; la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes; la Convención Sobre los Derechos del Niño; en las condiciones de su vigencia, tienen jerarquía constitucional, no derogan artículo alguno de la primera parte de esta Constitución y deben entenderse complementarios de los derechos y garantías por ella reconocidos. Sólo podrán ser denunciados, en su caso, por el Poder Ejecutivo Nacional, previa aprobación de las dos terceras partes de la totalidad de los miembros de cada Cámara.
  • Los demás tratados y convenciones sobre derechos humanos, luego de ser aprobados por el Congreso, requerirán el voto de las dos terceras partes de la totalidad de los miembros de cada Cámara para gozar de la jerarquía constitucional. “

Constitución Nacional art. 75

  • Inc. 23. Legislar y promover medidas de acción positiva que garanticen la igualdad real de oportunidades y de trato, y el pleno goce y ejercicio de los derechos reconocidos por esta Constitución y por los tratados internacionales vigentes sobre derechos humanos, en particular respecto de los niños, las mujeres, los ancianos y las personas con discapacidad.
  • Dictar un régimen de seguridad social especial e integral en protección del niño en situación de desamparo, desde el embarazo hasta la finalización del período de enseñanza elemental, y de la madre durante el embarazo y el tiempo de lactancia.

Doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que surge de sus Fallos:

Podemos ver la doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en los fallos “Saguir y Dib” (Fallos, 302:1284 Fecha 6/11/1980) y “Baricalla de Cisilotto – Acción de Amparo contra la Nación (Fallos, 310:112 Fecha 27 de enero de 1987). En “Saguir” se sostuvo que el derecho a la vida es el “primer derecho natural de la persona humana preexistente a toda legislación positiva, y que resulta admitido y garantizado por la Constitución Nacional y las leyes”. Y en “Portal de Belén” (5 de Marzo de 2002) [ED, 197-13], la CS ha sostenido que la vida desde la concepción debe recibir protección en la “máxima medida posible”.

“Portal de Belén” (5 de Marzo de 2002) [ED, 197-13]

Parte del Fallo: “14) Que los aludidos pactos internacionales contienen cláusulas específicas que resguardan la vida de la persona humana desde el momento de la concepción. En efecto el art. 4.1. del Pacto de San José de Costa Rica establece:

“Toda persona tiene derecho a que se respete su vida.

Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción”. Además todo ser humano a partir de la concepción es considerado niño y tiene el derecho intrínseco a la vida (arts. 6.1 de la Convención sobre los Derechos del Niño, 2 de la ley 23.849 y 75, inc. 22 de la Constitución Nacional). El Código Civil, inclusive, en una interpretación armoniosa con aquellas normas superiores, prevé en su art. 70, en concordancia con el art. 63 que “Desde la concepción en el seno materno comienza la existencia de las personas; y antes de su nacimiento pueden adquirir algunos derechos, como si ya hubiesen nacido”.

“Portal de Belén – Asociación Civil sin Fines de Lucro c/ Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación s/ amparo,” CSJN, 5 de marzo de 2002..-

Otro fallo de la Corte Suprema:

  1. 1091. XLI.Sánchez, Elvira Berta c/ M° J y DD HH – art.6 ley 24.411 (RESOL 409/01) de fecha: 22 de Mayo de 2007.

Se reconoce por la Corte Suprema el derecho a la vida de la persona por nacer al conceder una indemnización por daños a la abuela de una persona por nacer asesinada junto a su madre durante la dictadura.

En esta ocasión la Corte afirmó que “el derecho a la vida es el primer derecho natural de la persona humana, preexistente a toda legislación positiva, y que resulta garantizado por la Constitución Nacional (doctrina de fallos 323: 1339, entre muchos), derecho presente desde el momento de la concepción, reafirmado con la incorporación de tratados Internacionales con jerarquía constitucional”.

Como podemos ver, la Argentina al aprobar la Convención sobre los Derechos de los Niños, define que el ser humano es niño desde la concepción hasta los dieciochos años de edad.

A su vez al ser incorporada la Convención a la Constitución Nacional, dicha declaración tiene jerarquía constitucional por lo tanto superior a las leyes.

Además es la propia Corte Suprema de Justicia de la Nación que ha definido que todo ser humano, a partir de la concepción es considerado niño y tiene el derecho intrínseco a la vida.

 

Art. 3º de la Convención sobre los Derechos de los Niños

  • Volviendo al artículo tercero de la Convención que determina que: “En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño.”
  • De lo que resulta que en caso de conflicto de intereses, por ejemplo si hubiera conflicto de intereses entre el derecho de la madre y el derecho del niño, prevalecerá el interés superior del niño.

 

Como surge del análisis de la norma constitucional y del tratado con jerarquía constitucional sobre los derechos de los niños y demás tratados internacionales sobre derechos humanos, no se puede suprimir la vida de ningún niño – niño se es desde la concepción y hasta los dieciocho años – y el interés superior del niño prevalece por sobre cualquier otro interés.

Resulta claro que ante el conflicto de normas que surgiría de aprobarse cualquier legislación a favor del aborto, ésta sería inconstitucional por cuanto violaría el interés superior del niño que tiene jerarquía constitucional. Y niño se es, reitero, desde la concepción hasta los dieciocho años conforme a la solemne declaración de carácter internacional formulada por la Argentina al adherirse a la Convención sobre los Derechos del Niño que tiene jerarquía constitucional. Toda vez que que el derecho a la vida es el “primer derecho natural de la persona humana preexistente a toda legislación positiva, y que resulta admitido y garantizado por la Constitución Nacional y las leyes”. Como se sostuvo por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en “Saguir y Dib” y “Baricalla de Cisilotto”.

Sobre el autor: Luis Cochia es Juez de Instrucción de Corrientes