El vacunatorio VIP expuso los múltiples delitos cometidos por el ex Ministro de Salud. Imagen: marca

Luego de las declaraciones del presidente de la Nación en México, cabe preguntarse si los actos llevados a cabo por el exministro de salud, Ginés González García, con respecto al “vacunatorio VIP” constituyen un delito o no.

La “corrupción”, implica un comportamiento de agentes del sector público o del sector privado, quienes, de manera indebida o ilegal, obtienen beneficios personales y/o para las personas de su entorno, o inducen a otros a hacerlo, abusando de la posición en que se encuentran.

A grandes rasgos, y según los dichos del periodista Horacio Verbitsky, el hecho de que allegados, familiares, funcionarios y dirigentes del oficialismo hayan recibido vacunas en el Ministerio de Salud, saltándose el procedimiento previsto -registrarse y pedir un turno-, encajaría en la definición mencionada.

Así lo creyó el fiscal, Eduardo Taiano, quien imputó al exministro y su sobrino -ambos dejaron sus cargos-, luego de la presentación de múltiples denuncias contra ellos. Las denuncias se concentraron en un solo expediente en el juzgado 5 de Comodoro Py, a cargo de la jueza María Eugenia Capuchetti, donde la carátula, en principio, es “abuso de autoridad”.

Aunque Alberto Fernández haya defendido a Ginés González García, al declarar: “terminemos con la payasada, no existe el delito de adelantarse en la fila”, sí es cierto que hay otros tipos penales que habría cometido el exministro, tales como: abuso de autoridad, violación de los deberes de funcionario público, y malversación de caudales públicos –no necesariamente dinero.

Capítulo IV

Abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios públicos

ARTÍCULO 248. – Será reprimido con prisión de un mes a dos años e inhabilitación especial por doble tiempo, el funcionario público que dictare resoluciones u órdenes contrarias a las constituciones o leyes nacionales o provinciales o ejecutare las órdenes o resoluciones de esta clase existentes o no ejecutare las leyes cuyo cumplimiento le incumbiere.

Capítulo VII

                                             Malversación de caudales públicos

ARTÍCULO 260. – Será reprimido con inhabilitación especial de un mes a tres años, el funcionario público que diere a los caudales o efectos que administrare una aplicación diferente de aquella a que estuvieren destinados. Si de ello resultare daño o entorpecimiento del servicio a que estuvieren destinados, se impondrá además al culpable, multa del veinte al cincuenta por ciento de la cantidad distraída.

El ex jefe de Gabinete del ministerio y sobrino de Ginés, Lisandro Bonelli, incluso podría haber cometido el delito de encubrimiento, habiendo conocido la situación sin denunciar. Por lo tanto, las declaraciones del presidente parecerían ser un tanto apresuradas.

Capítulo XIII

Encubrimiento

(Denominación del Capítulo sustituida por art. 1º de la Ley Nº 26.683 B.O. 21/06/2011)

ARTÍCULO 277.-

1.- Será reprimido con prisión de seis (6) meses a tres (3) años el que, tras la comisión de un delito ejecutado por otro, en el que no hubiera participado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here