El Partido Comunista de China aumentó la represión contra la Iglesia católica en los últimos meses.

Según los informes, las autoridades chinas han ordenado a algunos cristianos que rompan las cruces de sus iglesias y retiren las imágenes de Jesús de sus hogares.

Gobernantes comunistas del gigante asiático han destruido recientemente símbolos religiosos por la fuerza en iglesias en varias provincias, incluidas Anhui, Jiangsu, Hebei y Zhejiang, según el sitio de noticias con sede en Estados Unidos Radio Free Asia.

Una grúa estatal retira la cruz en una iglesia en la provincia de Hebei. Fuente: China Aid.

Además, los funcionarios de Shanxi, otra región, exigieron que las imágenes religiosas sean eliminadas y reemplazadas por fotografías de líderes comunistas en las casas de los creyentes empobrecidos, dijo el medio independiente Bitter Winter.

Los informes se producen cuando China se enfrenta a críticas sin precedentes contra su estricto control sobre su población religiosa, especialmente las minorías étnicas musulmanas.

La represión

Los funcionarios a cargo de los asuntos religiosos en Huainan, en la provincia oriental de Anhui, presuntamente irrumpieron en la iglesia local de Shiwan Christ Church para desmantelar su cruz el sábado y el domingo. Los burócratas habían pedido a la iglesia que bajara a Jesús crucificado una semana antes, según informó Radio Free Asia citando fuentes locales.

Cuando llegaron al lugar para imponer la orden por la fuerza el fin de semana, se encontraron con decenas de creyentes que se habían reunido para tratar de evitar que arrasaran el santo signo. Escenas similares ocurrieron en Yongjia, en la provincia de Zhejiang, el 7 de julio.

El gobierno local envió una grúa y cerca de 100 trabajadores para demoler las cruces en la iglesia de Ao’di y la iglesia de Cristo Yinchang, según el grupo de presión con sede en Estados Unidos, China Aid.

Demolición de iglesias católicas durante la cuarentena por la pandemia del coronavirus.

Los creyentes locales le dijeron al grupo que los trabajadores del gobierno entraron a la fuerza en las iglesias, destrozaron las imágenes, los signos sagrados, y golpearon a los cristianos, incluida una mujer de 80 años que trató de detenerlos.

China Aid, fundada por el pastor chino-estadounidense Bob Fu, también publicó imágenes que pretendían mostrar una máquina pesada levantando una cruz de una iglesia y trabajadores del gobierno frente a otra.

La represión también sucedió en otras partes de China. El gobierno local de Linfen, en la provincia de Shanxi, convocó a todos los funcionarios de la aldea y les ordenó que reprimieran la actividad religiosa, informó Bitter Winter.

Los burócratas de la aldea recibieron instrucciones de retirar cruces, símbolos religiosos e imágenes de las casas de algunas personas de fe, escribió la revista que se centra en la libertad religiosa y los derechos humanos en China.

La idolatría comunista: un viejo conocido

Se dijo que el gobierno estaba apuntando a los residentes afectados por la pobreza que recibían pagos de asistencia social estatal. Esas familias deben, a cambio, mostrar retratos del dictador y fundador de la República Popular China, Mao Zedong, y del actual líder, Xi Jinping.

En los hogares de los fieles chinos, las cruces son reemplazadas, en forma obligatoria, por imágenes de Mao Zedong y Xi Jinping. Fuente: dailymail.co.uk

El Partido Comunista de China ha llevado a cabo una represión generalizada de todas las instituciones religiosas en los últimos años, con especial ensañamiento contra la Iglesia Católica.

Las directivas relevantes incluían demoler iglesias y mezquitas, prohibir a los niños tibetanos de estudios religiosos budistas y encarcelar a más de un millón de miembros de minorías étnicas islámicas en los llamados campos de “reeducación”.

El presidente Xi Jinping ha ordenado que todas las religiones deben ‘chinizarse’ para asegurarse de que son leales al partido que, al ser comunista, es oficialmente ateo.

La Biblia: un peligro para el sistema

A fines del año pasado, el gobierno central chino ordenó a sus censores revisar y editar todas las versiones traducidas de libros religiosos clásicos para asegurarse de que sus mensajes reflejen los principios del socialismo.

Las nuevas ediciones no deben contener ningún contenido que vaya en contra de las creencias del Partido Comunista, según los máximos responsables del país en materia religiosa.

Los párrafos considerados incorrectos por los censores serán enmendados o traducidos nuevamente, dijeron los funcionarios

La orden se dio en noviembre, durante una reunión celebrada por el Comité de Asuntos Étnicos y Religiosos del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, que supervisa los asuntos étnicos y religiosos en China.

Un grupo de 16 expertos, creyentes y representantes de diferentes religiones del Comité Central del Partido Comunista de China asistieron a la conferencia, según la Agencia de Noticias Xinhua.

La reunión la supervisó Wang Yang, que es presidente de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino.

Wang enfatizó que las autoridades religiosas deben seguir las instrucciones del presidente Xi e interpretar las ideologías de las diferentes religiones de acuerdo con “los valores fundamentales del socialismo” y “los requisitos de la época”.

Por último, instó a los funcionarios a construir “un sistema religioso con características chinas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here