Fuente: instagram de Donald Trump

193 días transcurrieron desde el 21 de enero, día en el que se confirmaba el primer caso positivo de Covid-19 en los Estados Unidos de América. Al día de hoy, ya se contabilizan más de 4 millones de ciudadanos estadounidenses contagiados y 157.000 muertes, siendo el país mayormente abatido por la pandemia en materia de contagiosidad y letalidad.

Sin embargo, el coronavirus no solo causó estragos en los sistemas sanitarios de todo, sino que también afectó gravemente a la gran mayoría de las economías mundiales, sin importar su fortaleza. Por ende, la premisa de que ha sido la nación con mayor impacto en contagios por Covid, nos daría a entender que a su vez ha sido la economía mayormente afectada. Pero no fue así, gracias a una concientización económica de la gestión Trump.

El dato de mayor gravedad para una de las mayores economías del planeta, ha sido la caída del PBI, que anualmente cayó un 32,9% en el segundo trimestre. Vale la pena aclarar que dicho dato proviene de la medición anualizada, ya que de no medirlo así, la economía se contrajo realmente un 9,5% en el 2T.

PIB trimestral anualizado. Fuente: Investing

Por más de ser una cifra realmente catastrófica, el resultado ha dado mucho mejor que lo esperado por parte de estimaciones bancarias, que oscilaban el número entre 40% y 50%. Inclusive, ha logrado ampliamente un mejor desempeño que muchos países con menor número de contagios como lo es España (300.000 contagiados y -55,8% el PBI), Argentina (215.000 contagiados y -57%) o México (450.000 contagios y -54% el PBI).

La notoria recuperación económica de los Estados Unidos se vio en materia de empleo. Las previsiones, luego de conocerse las más de 50 millones solicitudes de seguros de desempleo, estimaban lo peor, rondando el 25% de desempleo. Sin embargo, para sorpresa de las mismas, la cifra más alta llegó hasta el 14,7% (Abril), para luego iniciar una tendencia bajista que se notifica hasta estos días con un desempleo del 11% (junio).

Este descenso se debe a que Donald Trump, luego de lograr el mínimo histórico del 3,5% en desempleo, se adjudicó los dos meses con mayor creación de empleo en la longeva historia norteamericana. Los mismos fueron Mayo, creando 2,5 millones de nuevos empleos y Junio, logrando 4,8 millones de nuevos puestos de trabajo.

Pareciese ser que esta tendencia persistirá en el corto plazo, considerando que la encuesta JOLTS, encargada de medir la oferta de empleos, ha presentada resultados mejores a los estimados. Luego de los máximos de 7 millones de empleos disponibles en Febrero, el índice ha descendido hasta los 5 millones, para en Mayo colocarse cercano a los 5,5 millones, superando la expectativa de 4,8 millones.

Tasa de desempleo. Fuente: Investing.

Inclusive, el día de hoy han revelado los nuevos datos de empleo, correspondientes a Julio, y los mismos han superado las expectativas del consenso de mercado. El desempleo se ha ubicado en torno al 10.2% (estimaban 10.6%) y las nóminas no agrícolas, que evidencian la cantidad de empleos creados en el sector (80% del mercado laboral), han mostrado un incremento de 1.7 millones de nuevos empleos, superando al consenso de 1,48 millones.

En materia de consumo, es aún más impactante lo logrado por Trump. Por el temor a la pandemia y al desabastecimiento, las ventas minoristas cayeron mensualmente un 8.7% en marzo y un 16.4% en abril. A pesar de ello, se notificó una extraordinaria recuperación del 18% en Mayo y de un 7,7% en junio, mostrando una vuelta a la normalidad en el ritmo de la economía.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que este gran crecimiento podría ser resultado de la masiva inyección monetaria por parte de la FED, que podría desembocar en una fuerte aceleración de la inflación a futuro, considerando que la velocidad del dinero en USA se encuentra en mínimos históricos.

En la industria, el gigante norteamericano también ha comenzado a mostrar signos de rehabilitación. La medición interanual ha visto sus mínimos en mayo, alcanzando una caída del 15%. Con la puesta en marcha de la economía gracias a la flexibilidad en el aislamiento, para junio la caída fue bastante menor, llegando al -10%.

Otro sector que empieza a recuperarse activamente es el comercio exterior. En el caso de las exportaciones, las mismas han demostrado una gran capacidad de recuperación luego de que  en junio caigan hasta los u$144 miles de millones. En julio, han alcanzado los u$158 miles de millones, en búsqueda de una recuperación en “V” para alcanzar los máximos de marzo en la era Trump, de u$211 miles de millones.

Exportaciones. Fuente: Investing

Por su parte, las importaciones han mostrado un ritmo similar. Luego de la tendencia bajista hasta junio con la caída de un 20%, las mismas han presentado en julio un resultado de u$ 208 miles de millones, mejorando u$10 MM con respecto al mes anterior.

Los problemas que deberá afrontar Trump e el futuro para recuperar al 100% todas sus variables, pasan por el área monetaria. Para contener la repentina caída de los mercados y recuperarlos a niveles pre-crisis, la FED comandada por Jerome Powell comenzó a adquirir bonos corporativos de los sectores más afectados para inyectarles liquidez. El problema surgió cuando se dio a conocer el balance de la entidad, que presentó posesión de activos por u$ 7 billones. Esto equivale a un aumento del 75% con respecto al balance del año pasado.

Esto impactó fuertemente en el dólar ($DXY), debilitándolo y llevándolo a mínimos de 92 ptos, desde la caída en 2018 a 88 ptos. Esto se debió a la masiva emisión monetaria que imaginó a los inversores expectativas de pérdida de poder adquisitivo del dólar y consecuentemente inflación. A su vez, lo mismo se vio evidenciado en el valor del oro, donde los contratos de octubre ya cotizan a más de u$2000 dólares, superando los máximos históricos de 2011.

En fin, en Noviembre hay elecciones y es fundamental para que Trump consiga la ansiada reelección, continuar con la mejora de las variables de estos últimos meses. Con un Biden debilitado por las malas presentaciones en público, si no llegase a presentar a alguien de renombre para ser su compañero de fórmula y Trump sigue firme con su recuperación económica récord, sumado a los rumores de una vacuna, podría llegar a reconfirmarse unos 4 años más con Donald Trump al poder.