La mayoría de los países del noreste asiático han sufrido el avance del Coronavirus. Particularmente China y Corea del Sur, con 81000 y 8400 casos respectivamente (al 19 de marzo de 2020). En el otro extremo están Mongolia (un caso), y Corea del Norte, que dice no tener infectados. 

Por Mariano Chaluleu

En el inicio del brote del nuevo coronavirus, Corea del Norte informó a través de su plataforma oficial, el Rodong Sinmun (로동 신문/Labor Journal) que la enfermedad no había alcanzado a su población. Sin embargo, medios surcoreanos especializados en su país limítrofe reportaron lo contrario: el 9 de marzo, Daily NK informó que 180 soldados norcoreanos habían perdido la vida, mientras que otros 3700 que habían contraído el virus seguían en cuarentena. Además, Yonhap News (agencia oficial de noticias del gobierno surcoreano) reportó que Corea del Norte había puesto a 10000 personas en cuarentena, pero luego liberado a 4000 por falta de síntomas.

¿El primer caso?

La primera (presunta) muerte por coronavirus en Corea del Norte se dio en una mujer que tenía aproximadamente 50 años. Un administrativo de alto rango del gobierno norcoreano le informó al Daily NK que esta persona había tenido fiebre y tos a mediados de enero. Días después, el 27 de enero, fue confirmada su muerte. El reporte oficial informa –sin mencionar el coronavirus- que el deceso fue provocado por una neumonía aguda.

¿Cómo pudo haber llegado el virus a Corea del Norte, y qué medidas se están tomando para prevenirlo?

A pesar del “aislamiento norcoreano”, la frontera entre Corea del Norte y China no está completamente cerrada. De hecho, siempre está abierta, y es el punto más permeable del país más reservado del mundo. Por allí circulan turistas y trabajadores norcoreanos que residen en China. Además, es el punto de ingreso para varios trenes de carga.

La relación comercial entre estos dos países es muy activa, y su principal motor es una línea férrea. La línea Pyongui” empieza en Pyongyang y termina en la frontera sino-norcoreana, para luego conectar con varias redes que alcanzan los pueblos más recónditos del gigante asiático. Una de las estaciones de este recorrido se llama “Sinuiju”,  y es la primera del lado norcoreano de la frontera. Sinuiju ha recibido mucha atención en las últimas semanas, dado que es la principal entrada de carga y pasajeros hacia el país, y por ende, un lugar de acceso para enfermedades como el CoVid-19. Cinco de las supuestas muertes por coronavirus ocurrieron allí, y varias de las personas en cuarentena también estuvieron en esa área. 

¿Qué medidas tomó el régimen de Kim Jong Un?

Fuera de la incertidumbre sobre el impacto del CoVid-19 en Corea del Norte, el régimen ha puesto a disposición todos los recursos necesarios para generar concientización en sus habitantes. El diario oficial (로동 신문) informó que los profesionales del área de salud están recorriendo el país para dar charlas informativas sobre el avance de la pandemia y métodos para combatirla. Apenas empezó el brote en China, el régimen comunista cerró sus fronteras y ordenó una cuarentena obligatoria. Además, se llevaron a cabo procesos de desinfección en todas las zonas públicas, especialmente en los trenes que arriban a la estación Sinuiju y en el aeropuerto de Pyongyang. 

Desinfección en el aeropuerto de Pyongyang. (Jon Chol Jin, AP).

Estado actual

Las últimas noticias publicadas por el Daily NK indican que el 16 de marzo murieron dos soldados adolescentes que prestaban servicio en la frontera. Dos días antes, habían sido admitidos en un hospital aledaño por un cuadro de gripe y dificultad para respirar. Las autoridades nuevamente informaron que la causa de las muertes fue una “neumonía aguda”.

Paralelamente, la ONU, a través del Comité de Sanciones para Corea del Norte, considera brindar asistencia con materiales y logística. Pero para que el protocolo de ayuda se active, Corea del Norte debe comunicar oficialmente que el virus ha alcanzado su territorio (algo que no ha hecho).

Corea del Norte (junto a Cuba) es la última dictadura comunista que queda en este mundo, y es un país muy reservado con la información. Las estadísticas sobre salud, economía y bienestar son difíciles de conocer y suelen ser emitidas (o rumoreadas) un par de días después, si es que esto sucede. Por lo tanto, algo que podemos estar leyendo hoy, puede ser noticia de ayer. En épocas de pandemia, reina la incertidumbre y nadie sabe qué sucede fronteras adentro.

Sobre el autor: Mariano Chaluleu es Licenciado en Ciencias de las Relaciones Internacionales por la universidad Hankuk University of Foreign Studies de Seúl, Corea del Sur. También, ejerce como profesor del idioma coreano en institutos privados de enseñanza de idiomas.