El Presidente mencionó que tomaría medidas, pero desde el 25 de marzo suspendió toda repatriación.

Por Ulises Catriel Cuenca

Más de 10.000 argentinos fueron abandonados por el Gobierno nacional en el extranjero.

Alimentos, dinero, alojamiento y demás insumos de necesidad básica son inaccesibles para los ciudadanos argentinos varados en el extranjero.

Hay que tener en cuenta, además, que la mayoría de los varados no cuentan con dinero en efectivo y todas las transacciones que realizan son con tarjeta de crédito. Esto significa que, cada vez que realizan una compra de alimentos, deben pagar el Impuesto País creado por Alberto Fernández. Este impuesto es una recarga del 30% sobre cualquier operación en moneda extranjera y lo abonan sin importar que estén comprando.

En medio del abandono a los argentinos, el Gobierno complicó aún más la repatriaciones al prohibir a aerolíneas privadas volar. En este sentido, monopolizó el mercado aéreo en la aerolínea estatal, generando así falta de que los argentinos que tenían pasaje y estaban por volver queden encerrados en los aeropuertos de otros países.

Hay que destacar que compañías como Latam, Gol y Emirates Airlines repatriaron miles de personas hasta antes de la prohibición. La línea chilena detalló que trajo a 10.800 argentinos.

‘‘Salvo algún caso excepcional, los regresos están restringidos’’, confirmó Alberto Fernández en una entrevista por Telefé. Lo cual se ratificó con el DNU 313/2020, para cerrar las fronteras hasta el 31 de marzo, fecha que luego prorrogó. 

Testimonios de argentinos abandonados en el exterior

‘‘Ya di instrucciones de que ayuden con recursos a quienes se encuentran en el exterior, pero van a tener que esperar un poco’’, comunicó el Presidente el 25 de marzo. Sin embargo, aún no han tomado medidas desde Cancillería con quienes se encuentran abandonados en el extranjero.

Desde AltMedia, nos comunicamos con algunos de los ciudadanos varados y han coincidido en que ‘‘la situación es desoladora y desesperante’’.

Cecilia Pando, que se encuentra en Italia afirmó que están ‘‘sin respuesta del Gobierno’’. Y añadió: ‘‘el Consulado te atiende bien, pero te dice que ellos no saben nada y, mientras, sale una fortuna vivir acá’’.

Con respecto al hospedaje, Pando aseguró que los italianos entendieron su situación y se la extendieron sin requisito de pago. Sin embargo, los insumos necesarios para comer corren por su cuenta, los cuales tienen costos altos.

‘‘Nos vendría bien que el Presidente de la Nación saque el 30% de impuesto a las tarjetas de crédito, porque mucha gente se quedó sin plata y es necesario para comer’’, sentenció.

Juan Manuel Hormaechea fue abandonado en Nicaragua junto a otro argentino. En ese país no se realiza la cuarentena y los artículos de higiene escasean.

Juan Manuel afirmó que ‘‘la mujer que me hospeda es trabajadora de la salud y, desde el Gobierno, le impiden que utilice barbijo y demás insumos, porque no quieren alertar a las personas’’.

La Embajada de Argentina desechó la oportunidad de un vuelo humanitario, porque son solo dos personas las varadas allí. ‘‘Hoy necesito de mi familia, y solo dependo de un permiso para ir a un país fronterizo como Costa Rica o Panamá’’, aseveró Hormaechea.

Tailandia es uno de los sitios que menor respuesta reciben desde la Embajada de Argentina. Allí, se sitúan unos 450 argentinos, en dónde está Patricio Molina.

Patricio explicó que ‘‘la Embajada argentina no nos dio mucha información y, por cualquier cosa, te hacen llenar formularios’’. Y añadió: ‘‘los medios de comunicación no cuentan la verdad de lo que sucede, por eso personas como yo decidimos salir a hablar de lo que en verdad pasa’’.

Molina desmintió la ayuda financiera, por parte de Cancillería, a quienes están varados en el exterior. ‘‘No existe el supuesto apoyo económico y hasta algunos tuvieron que hacerlo como tres veces. Juntamos dinero entre quienes estamos y compramos cosas para todos’’, exclamó.

Patricio contó que, desde la Embajada, les han hecho pagar hasta tres pasajes nuevos. ‘‘Hay personas con enfermedades crónicas, embarazadas, personas con necesidad de medicación diaria y hasta quienes ya no tienen ningún tipo de recurso financiero’’, advirtió.

La entidad ubicada en Bangkok, presidida por María Alicia Cuzzoni, se desentendió de la situación en República de la Unión de Myanmar, Indonesia, Camboya y Laos. Allí se encuentran más argentinos, quienes acusan situación de abandono y siquiera han intentado saber cuántos son.