-PUBLICIDAD-

Argentina, a lo largo de los años, fue desarrollando algo así como una adicción al gasto público. Una adicción de la cual, hasta el día de hoy, no se pudo despegar.

Hace ya unos meses, desarrollé un informe sobre el gasto político en Argentina, y argumenté sobre cómo se podría afrontar la pandemia basándose en la medida de Mendoza en reducir en un 50% el sueldo de sus funcionarios.

Pero ahora, voy a desarrollar un análisis sobre el gasto presupuestario en Argentina, basado en datos de los últimos años.

Elaboración propia, basada en datos del Ministerio de Hacienda (Economía)

En el año 2018, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), publicó un informe sobre la ineficiencia del gasto público, en el cual, Argentina ocupaba el 1er puesto, con una ineficiencia del 7,2% del PIB (y con un gasto de casi 50% en relación al PIB), que está por encima del promedio de toda latinoamérica, que es del 4,4%.

-PUBLICIDAD

Esta ineficiencia depende de 3 componentes. En primer lugar, las “filtraciones en transferencias”, que es, basicamente, plata destinada a programas sociales, pero que terminó destinada en otro lado (corrupción); luego está el malgasto en obras públicas, y el malgasto en remuneración de empleados.

Luego, para tener en cuenta datos más actuales, el ASAP (Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública), publicó un informe de la ejecución presupuestaria del mes de mayo de este año, donde se presentó un déficit de $51.380 millones, (23.046 millones más que mayo del 2019), acumulando desde enero de 2020, un déficit de $292.582 millones (120.402 millones más que el 1er cuatrimestre de 2019).

En base a estos resultados, paso a detallar alguno de los gastos más innecesarios que termina pagando el contribuyente en nuestro país.

Poder Legislativo

Efectivamente, nuestro poder legislativo, representado en el congreso de nuestro país, no merece faltar nunca cuando se habla de gastos excesivos e innecesarios. Y en este caso no hablo solamente del sueldo de los legisladores.

Actualmente, la Biblioteca del Congreso de la Nación, cumple la función de promover el “intercambio cultural” y la “cohesión social”. Estos aspectos, los cuales son considerados como “gratuitos”, le costaron al contribuyente alrededor de $1.959.432.939 en el año 2018, luego, en 2019, unos $1.900.364.356. Y ya para este 2020, el gobierno actual fijó un crédito de $2.653.364.356.

Por otro lado, nuestro congreso cuenta con una imprenta (?), la cual es utilizada para “escribir la historia política de nuestro país”. A pesar de ser cada vez más innecesaria gracias a los nuevos métodos de lectura, ya sea a través de PDFs o E-books; la misma, entre 2018 y 2019, tuvo un presupuesto de $1.075.681.474. Y solo para este 2020, planeó un gasto de $773.110.174.

Actualmente, a pesar de todo el estancamiento generado por el COVID-19, según datos del ASAP, para el 8 de mayo, ya se había ejecutado, en el caso de la Biblioteca del Congreso, el 38,2% del presupuesto y, en el caso de la imprenta, el 34,5%.

Si bien, estos montos son solo una parte de todo lo que se destina a nuestro congreso, dejan en evidencia que, a pesar de encontrarnos en una situación sumamente delicada para nuestra economía, el gobierno sigue optando por un gasto público insostenible.

Poder Judicial

El dia lunes 16 de marzo, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, dispuso una feria judicial extraordinaria que, se pensaba que iba a durar hasta el 31 de dicho mes.

Al día de hoy, ya van más de 100 días desde que se dispuso la misma, pero aún así, a pesar del pedido de la ciudadanía en que regrese el servicio de la justicia (el cual debería considerarse esencial), todavía no se levantó.

Carlos Rosenkrantz, Presidente de la CSJN

A pesar de seguir en feria judicial, y no poder disponer del servicio de la justicia, al 8 de mayo, al contribuyente ya le costaron $22.192 millones, de los cuales $2.657 millones fueron destinados a la Corte Suprema (34,8% del presupuesto) y $19.535 millones fueron destinados al Consejo de la Magistratura (39,8% del presupuesto).

Poder Ejecutivo

Actualmente, nuestro gabinete está compuesto por 20 ministerios, los cuales algunos merecen tener un espacio en este informe (ya sea en su totalidad, o algún organismo dependiente de ellos).

En primer lugar, quiero hacer mención del ministerio que en mi opinión es (y fue en sus años anteriores) el más deficitario del país. Hablamos del Ministerio de Cultura.

El mismo, en un principio tenía un presupuesto de $5.326 millones, pero, a través de modificaciones presupuestarias (las cuales voy a explicar luego), ahora tienen un presupuesto vigente de $6.461 millones.

Dentro del mismo existen distintos organismos, como por ejemplo el Teatro Nacional Cervantes, el Instituto Nacional del Teatro o el Fondo Nacional de las Artes; los cuales, entre todos, suman un presupuesto inicial (sin contar las modificaciones posteriores) de $1.336 millones.

Al 8 de mayo, el Ministerio de Cultura ya había ejecutado el 26,3% del presupuesto.

Ahora, es bueno preguntarse. Teniendo un pais con mas de 35% pobres (2019), que tiene que reestructurar una deuda enorme, y que se encuentra en un contexto de pandemia mundial ¿Es realmente necesario realizar estos gastos?

Dentro del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, vale la pena pararnos y observar un poco.

En primer lugar tenemos al Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), el misma, por un lado, recibe denuncias de víctimas de discriminación, pero por el otro, parece que no terminan de entender sus funciones…

El INADI tiene un presupuesto que nos va a costar $292.437.678.

Luego, del mismo ministerio depende el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, el mismo tiene un presupuesto inicial de $245.216.669.

Esta organización, en teoría, promueve y protege los derechos de los pueblos indígenas de Argentina, pero al parecer, la represión por parte de Jorge Capitanich (funcional al partido que gobierna nuestra República), hacia la comunidad Qom en Chaco, no les fue suficiente.

¿Es realmente necesario un Ministerio dedicado a la mujer y al género?

Cada año, el World Economic Forum publica un informe titulado “Global Gender Gap Report”. En una parte del mismo, se especifica cuales son los 10 países con mayor igualdad de género.

Top 10 paises con mayor igualdad de género.

En el mismo ranking, los primeros 3 países con menor brecha de género, Islandia, Noruega y Finlandia, tienen algo en común, y es que ninguno de los 3 cuenta con un ministerio dedicado al género y a la mujer.

Cuestiones referidas a la desigualdad tienen que ser competencia pura y exclusivamente de la justicia  y la seguridad, siendo totalmente innecesario crear un nuevo ministerio, y menos en un país tan deficitario como el nuestro.

En un principio, el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, tenía un presupuesto inicial de $273 millones, y ahora, mediante las modificaciones presupuestarias, el mismo tiene un presupuesto vigente de $545 millones.

Al 8 de mayo, el mismo ya había ejecutado el 17,4% del presupuesto.

Modificaciones presupuestarias

Algo importante a considerar a la hora de hablar de gasto público y presupuestos, son las modificaciones presupuestarias, que consisten en, generalmente, incrementar el presupuesto de los distintos organismos del estado por distintas causas. 

Desde que comenzó la cuarentena aqui en Argentina, el Estado modificó el presupuesto 8 veces:

  1. 19 de marzo. Incremento de $1.706,2 millones destinados únicamente al área de salud.
  2. 27 de marzo. Incremento de $55.849,8 millones, de los cuales $1.134,6 millones fueron destinados al Ministerio de Cultura en el marco de “Formulación de iniciativas para la implementación de contenidos de parques temáticos” y “Formulación de iniciativas para las expresiones federales.
  3. 6 de abril. Incremento de $138.062,2 millones, de los cuales $1.410 millones fueron destinados al Ministerio de Turismo y Deportes para el “Programa de desarrollo y promoción del turismo nacional” ¡En el marco de una prolongada cuarentena! 
  4. 30 de abril. Incremento de $10.492,8 millones.
  5. 11 de mayo. Incremento de $575.013,7 millones.
  6. 26 de mayo. Incremento de $50 millones.
  7. 9 de junio. Incremento de $41.261,1 millones.
  8. 29 de junio. Incremento de $15.983,0 millones, de los cuales 450 millones fueron destinados al Ministerio de Cultura para el “Fomento de las artes” asignando becas para los trabajadores de la cultura.
Sobre el autor: Por Rafael Agustín Hofmann, estudiante de Licenciatura en economía, Universidad Nacional de Córdoba.
-PUBLICIDAD-