-PUBLICIDAD-

El país caribeño está viviendo la peor crisis económica y social de su historia. En medio del desastre, actos benéficos de laicos y religiosos representan una gran ayuda para muchos.

Por Carlos Enrique Sanchez

Cada vez son más las personas que deciden no quedarse de brazos cruzados viendo la necesidad de los demás, optando por actuar. Gracias a las redes sociales podemos observar como los actos de solidaridad crecen en un país donde según cifras de la ONU del pasado año 6,8 millones de personas sufren desnutrición.

En la ciudad de Maracay, la orden de los Agustinos Recoletos realiza una increíble labor en distintos puntos y sectores sociales. El ancianato San José es uno de ellos; fundado hace 115 años por la Beata Madre María de San José, es un centro que sobrevive día a día con la ayuda y donaciones de particulares, las cuales han disminuido significativamente a raíz de la cuarentena. En la actualidad cuenta con 30 abuelas, la mayoría de ellas no posee familia y a todas se les recibe sin solicitar ningún tipo de cobro monetario. El cuidado de estas abuelas lo realizan las hermanas agustinas recoletas; las cuales, muchas de ellas también son personas de avanzada edad que requieren un cuidado especial.

El trabajo benéfico que realiza esta orden no se queda aquí, también disponen de una Casa Hogar, fundada en conjunto al ancianato por la misma Beata. En dicho hogar actualmente cuentan con 40 niñas que fueron abandonadas por sus familias o que fueron arrebatadas de las mismas por ser familias problemáticas; siendo cuidadas por las hermanas de la orden que están a cargo del hogar, brindándoles todo lo que necesita una niña para su desarrollo, partiendo desde el amor que tanto necesitan.

Desde AltMedia queremos seguir fomentando estos actos de solidaridad, entendemos la difícil situación que están atravesando nuestros hermanos venezolanos. Es por ello que invitamos a toda la comunidad de lectores de AltMedia a hacer su donación para que causas como estas se puedan seguir haciendo.

-PUBLICIDAD

En la actualidad, el salario mínimo en Venezuela es de cuatro dólares, así que cualquier monto con el que puedas colaborar por muy pequeño que parezca será de gran ayuda para muchos.

-PUBLICIDAD-