Dirigentes peronistas junto al Partido Comunista de China, en un seminario virtual celebrado ayer.

El presidente del Partido Justicialista a nivel nacional, José Luis Gioja, participó de un seminario brindado por las autoridades de la República Popular China. Lo hizo junto a Gildo Insfrán, gobernador y caudillo de Formosa, además del senador bonaerense, Jorge Taiana, y varios miembros de la Cámara de Diputados del Frente de Todos.

El seminario estuvo enfocado en el “combate a la pobreza”. Para Gioja, los dirigentes comunistas, a pesar de ser el país más poblado, “han logrado combatirla”.

Comunistas, peronistas y pobreza

Uno de los últimos gestos de Juan Domingo Perón, antes de su muerte, fue el famoso discurso en Plaza de Mayo en el que expulsó a los Montoneros. Éstos representaban a la facción peronista-marxista dentro de su movimiento justicialista. Además, creó la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) con el fin de combatir el accionar subversivo de las guerrillas comunistas en forma clandestina.

Casi medio siglo después, los dirigentes actuales del peronismo ejecutan, una por una, las órdenes y recomendaciones del Partido Comunista de China. Llegó al poder en 1949 de la mano del genocida Mao Zedong, responsable de la muerte de entre 60 y 80 millones de personas durante sus 27 años al frente del gigante asiático.

Mao fue un experto si de combatir la pobreza (o a los pobres) se trata: en su política autodenominada “El Gran Salto Adelante”, murieron 45 millones de campesinos por hambruna sólo entre 1959 y 1962 gracias a la colectivización agraria.

 

La China actual, ¿un espejismo?

Si bien la China actual es muy distinta tras las reformas impulsadas en 1978 por Den Xiaoping, lo cierto es que el 27,5% de los chinos viven en pobreza extrema medido por el umbral de “ingresos medios internacionales”, que son 5,5 dólares diarios.

Estados Unidos, Francia y Alemania, por citar algunos ejemplos, registran un porcentaje de entre 1 y 1,5% de su población en situación de pobreza severa bajo este índice. En Argentina es del 7%, y en Brasil y México 21% y 25,7% respectivamente.

Tras revisar estos datos, queda claro que China está lejos de erradicar la pobreza en su país a pesar de, vale reconocer, sus grandes avances en materia económica. No así en materia política y de derechos humanos. El Partido Comunista ejerce un férreo control sobre su sociedad, y millones de disidentes son perseguidos y encarcelados a diario. En AltMedia contamos el caso de Falun Dafa, práctica religiosa budista perseguida por el PCCh. Muchos de los exiliados se radicaron en Argentina, y temen vivir bajo un Gobierno claramente pro-China.

Formosa: el ideal peronista

Gildo Insfrán, el caudillo que lleva 25 años en el poder en Formosa tiene a su provincia en la más absoluta pobreza. Según datos recopilados por La Nación, la pobreza en la provincia del norte argentino es de, al menos, un 50%, cifras anteriores a la pandemia. A fines de mayo, Alberto Fernández estuvo allí y dijo que la Formosa del autócrata Insfrán era “un modelo a seguir”.

La subordinación del Frente de Todos y el PJ al Partido Comunista de China debe alarmar a cualquiera que defienda la soberanía nacional, la democracia, la libertad y la república. Todos ellos son valores que el país de Xi Jinping no tiene ninguna intención de respetar.