A pesar de la propaganda mediática, Trump aumentó su popularidad tras la toma del Capitolio.

La encuestadora Rasmussen, una de las más precisas en las últimas elecciones presidenciales de los Estados Unidos en noviembre del 2020, informó en forma reciente un considerable aumento en los índices de aprobación de Trump tras los incidentes del Capitolio.

Luego de los conflictos el miércoles en Washington DC cuando un importante grupo de manifestantes ingresaron al Capitolio, los medios de comunicación acusaron a Trump de provocar los disturbios y de atentar contra el Estado de Derecho. En un video difundido en su cuenta de Twitter, el presidente pidió a los manifestantes que respeten “la ley y el orden” y que abandonen el Capitolio. Al día siguiente, condenó con firmeza los hechos.

Las grandes redes sociales decidieron, de forma unilateral, bloquear o suspender de manera permanente las cuentas oficiales del presidente Trump en Twitter, Facebook, Snapchat, y Youtube, quitándole al mandatario las principales herramientas para poder comunicarse con sus seguidores y exponer su defensa a los agravios recibidos durante los últimos días.

A pesar de toda esta situación, la encuestadora Rasmussen, que fue una de las más precisas durante las últimas elecciones, anuncia que la aprobación del presidente Trump en realidad está aumentando después de las protestas del miércoles.

Acorde a lo reportado por la compañía, durante la Navidad, la aprobación del presidente se encontraba en un 45% y continuó ascendiendo sin parar hasta posicionarse en un 47% justo un día antes de los conflictos.

Luego llegaron los incidentes y tras el ataque mediático sufrido por el presidente se esperaba que su aprobación descendiera, sin embargo, una fuente cercana de Rasmussen, le dijo a Newsmax que la encuesta continua vio cómo la aprobación de Trump se disparó al 51% el jueves por la noche y se mantuvo por encima de ese valor.

Los estadounidenses están disgustados porque las ciudades se quemaron durante meses y Washington y los medios de comunicación no hicieron nada”, dice la fuente de Newsmax, haciendo referencia a que los medios fueron cómplices de los disturbios durante todo el año, y ahora se vió cómo acusaron de violento al propio presidente Trump y sus seguidores, que siempre condenaron y advirtieron sobre la creciente violencia de los grupos de izquierda.

La sociedad en su conjunto está notando que la información recibida a través de los principales medios de comunicación es tendenciosa y busca engañar a la gente para lograr imponer posiciones acorde a sus intereses. Como dijo Agustín Laje, el divorcio entre opinión pública y opinión publicada se evidencia con más fuerza en los tiempos que corren.